PANTER VIBATECH WEB
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Es la cifra más elevada de los últimos seis años, con un aumento de la actividad del Servicio de Emergencias del Principado del 28% en este tipo de operaciones.

El grupo de rescate del Servicio de Emergencias del Principado (SEPA) realizó 87 intervenciones de salvamento de personas a bordo del helicóptero medicalizado de Bomberos de Asturias del 1 de junio al 31 de agosto, la cifra más elevada de los últimos seis años. La actividad ha aumentado un 28%, con 19 intervenciones más, respecto al mismo período de 2021.

En total, el grupo realizó 132 operaciones en estos tres meses, lo que supone uno de los registros más altos de los últimos ejercicios, superado únicamente en 2020, con 155 actuaciones, y en 2019, con 135. El 66% de las salidas se realizaron para el rescate de personas en cualquier medio. Dentro de estas, casi la mitad, concretamente el 45% (59 intervenciones), fueron de salvamento en la montaña. El concejo de Cabrales y, por extensión, los Picos de Europa, fueron las áreas donde se realizaron la mayoría de las operaciones. Por su parte, las intervenciones en playas y costa representaron el 13%.

El helicóptero medicalizado es el único del Principado que cuenta con una grúa para misiones en montaña. Este dispositivo se adapta a la compleja orografía asturiana, que dificulta maniobras como el apoyo del patín o el aterrizaje. La grúa facilita intervenciones rápidas y con menor riesgo, por lo que la mayor parte de las evacuaciones se realizan mediante este sistema, que permite izar o bajar a personas desde la aeronave en vuelo.

La medicalización del helicóptero y del equipo es uno de los principales valores del grupo, que cuenta con un médico-rescatador capaz de prestar asistencia en el propio lugar del accidente, en la pared de una montaña o en un acantilado, en caso necesario. La asistencia sanitaria es integral y continua desde la llegada al lugar del accidente hasta el traslado de la persona afectada al hospital de referencia. De este modo, se reducen las consecuencias de las lesiones y mejoran los tiempos de recuperación. La aeronave está dotada con desfibrilador, respirador, aspirador, pulsómetro, material de intubación, férulas de inmovilización, camillas y colchón de vacío.

La salida del helicóptero por motivos sanitarios constituye la segunda causa de movilización en esta temporada estival, con un 14,3% de las operaciones, entre traslados y asistencia primaria a víctimas, traslados interhospitalarios, traslados de pacientes y atención a víctimas. El helicóptero medicalizado está permanentemente disponible en su base de La Morgal, en Llanera, con un equipo de guardia formado por un piloto, un médico y dos rescatadores.

Del 1 de enero al 31 de agosto, el grupo de rescate realizó 294 intervenciones, de las que el 55,10% fueron rescates de personas (118 en la montaña, el 40,14%).

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn