Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Equipos actualizados y un personal bien capacitado resultan fundamentales para el éxito de los trabajos de búsqueda y localización.

En aquellas intervenciones en las que se ha producido un colapso estructural y hay atrapados entre los escombros, los servicios de emergencia tienen que realizar trabajos de búsqueda y localización de personas sepultadas con vida. Estos trabajos resultan muy complejos, debido a la rapidez con la que se debe actuar y al manejo de equipos especiales que requieren determinada preparación y con los cuales, muchas veces, los bomberos no están muy familiarizados.

Unos equipos actualizados, con un buen mantenimiento y una buena especialización, junto con una sistemática de intervención cuyos procedimientos operativos normalizados sean conocidos por todo el personal, harán que los trabajos de búsqueda y localización sean ejecutados de forma rápida, segura y eficaz cuando se produzca una intervención de este tipo.

El colapso estructural se puede definir como la disminución de la resistencia de una estructura o elemento estructural por condiciones externas o internas, provocando la incapacidad de su función, perdida de estabilidad y destrucción. Un colapso estructural se puede producir por múltiples causas, tal como se puede ver en la Tabla 1.

Una vez se ha producido el colapso, las personas que se encuentran en el interior de la estructura pueden quedar atrapadas en espacios muy reducidos e inestables, formados por muebles, enseres o elementos estructurales como vigas, pilares, forjados, etc. A este tipo de espacio reducido, en el cual una persona puede quedar atrapada con unas condiciones mínimas de supervivencia, se le denomina espacio vital aislado o hueco de vida.

La supervivencia de las personas atrapadas en el interior de una estructura colapsada depende de muchos factores, pero el más importante es el tiempo transcurrido desde que se produce el colapso hasta que la víctima es rescatada por los equipos de emergencia.

BÚSQUEDA
El primer paso en una búsqueda es la aplicación de técnicas y procedimientos con el fin de obtener respuesta o indicios de la existencia de víctimas atrapadas en el interior de una estructura colapsada.

Una vez se ha obtenido dicha respuesta, todas las labores se centran en la localización lo más exacta posible de la víctima, para realizar el rescate por medio de las técnicas más adecuadas.

TIPOS DE BÚSQUEDA

Búsqueda física
Búsqueda de personas sepultadas con vida entre los escombros de una estructura colapsada que realizan los equipos de emergencia sin emplear ningún equipo especializado para la detección y localización de víctimas. Solo la experiencia, profesionalidad y procedimientos operativos establecidos son los requeridos para este tipo de búsqueda.

Una vez que los equipos de emergencia han llegado al lugar donde se ha producido el colapso de la estructura, tendrán que realizar los diferentes tipos de búsqueda.
Búsqueda perimetral: Aquella que se realiza rápidamente en el perímetro del hundimiento con el fin de localizar a posibles víctimas como transeúntes, personas en interior de vehículos, etc.
Búsqueda superficial: Aquella que se realiza en la superficie del hundimiento con el fin de localizar a victimas superficiales.
Búsqueda en interior de escombros: Búsqueda más exhaustiva que se realiza en el interior de los escombros de fácil acceso para los equipos de rescate.

Búsqueda con perros adiestrados
Búsqueda de personas sepultadas con vida que se realiza por medio de perros altamente especializados, adiestrados y certificados para tal fin. Las ventajas de esta búsqueda son que permite localizar a víctimas atrapadas en el menor tiempo posible y que los perros especializados pueden acceder a zonas reducidas e inestables.

Esta búsqueda utiliza el olfato canino como instrumento para localizar a las víctimas sepultadas. El perro, una vez que se encuentra en la zona de escombros donde se ha producido el colapso, procede en primer lugar a “ventear”, que no es otra cosa que olfatear las partículas que se encuentran flotando en el aire para poder detectar partículas de olor humanas, como son el sudor, transpiración, respiración, etc. Ya localizadas estas partículas (rafts) y discriminadas con respecto al olor de las personas que se encuentran en la superficie, el perro se dedica exclusivamente a buscar la fuente de olor de aquellas personas a las que no puede ver. Cuando ha encontrado el foco de olor avisa a su guía, ladrando y sin moverse del lugar. Una vez localizado el punto exacto, se retira al perro para proceder a las labores con los equipos de rescate.

Búsqueda técnica
Es aquella búsqueda que realizan los equipos de rescate por medio de equipos especiales. Este tipo de búsqueda requiere de una metodología de trabajo determinada, así como personal muy especializado y altamente entrenado.

Detección mediante sensores sísmicos y acústicos
El modelo LD3 Delsar está diseñado para detectar y localizar signos de la presencia de una víctima atrapada en el interior de una estructura colapsada. Funciona por medio de una pila ligera de Litio-Ion, lo que permite que el equipo pueda usarse de 6 a 10 horas. Este dispositivo de detección está equipado con dos sistemas de sensores separados para detectar y localizar a las víctimas. La información es trasmitida a la consola de control por medio de un gráfico de barras LED que marcan las intensidades de los sensores:

- Seis sensores sísmicos detectan vibraciones generadas por el movimiento o la actividad de una persona atrapada en el interior de los escombros de una estructura colapsada, que se trasmiten a través de los elementos estructurales.

- Dos sensores acústicos detectan vibraciones de sonido que viajan a través del espacio de aire circundante. Estos sensores permiten al operador la comunicación de dos vías usando un sistema integrado de intercomunicador.

Operaciones de búsqueda con detector
Antes de iniciar cualquier búsqueda hay que reducir al máximo los niveles de ruido. Solo debe permanecer en la zona el equipo de búsqueda.

Una vez que los sensores han sido desplegados y se ha activado todo el equipo para la escucha y visualización de las gráficas, se hará una llamada a la víctima pidiéndole que grite o golpe algún objeto para su posterior escucha.

Búsqueda primaria: Es una búsqueda rápida que se puede realizar con sensores acústicos o sísmicos. En este tipo de búsqueda la detección de la víctima es más importante que la ubicación. La forma más eficiente de conducir la búsqueda primaria es dividir la zona colapsada en cuadrículas y utilizar dos sensores separados, asignando una persona a cada sensor mientras que una tercera monitorea la consola de control.
Búsqueda secundaria: Es una búsqueda más completa y detallada utilizando todos los sensores (máximo seis) en un patrón coordinado, asignando una persona por cada sensor utilizado y moviéndolos en una línea hasta que la respuesta de la víctima sea detectada.

Cámara de localización
El modelo Searchcam 3000 está diseñado para ver y comunicarse con una víctima atrapada en el interior de una estructura colapsada y en espacios confinados por medio de una cámara articulada de 240 grados con sonido incorporado. Esta cámara es intercambiable utilizando la desconexión rápida, por lo que se puede colocar a color e infrarrojo.

La cámara nos permite visualizar imágenes tanto en horizontal como en vertical. El cabezal de la cámara, por medio de un manguito ambiental instalado, puede sumergirse en agua hasta 23 metros de profundidad. Funciona por medio de dos baterías intercambiables con una duración de dos horas. Pasado ese tiempo ambas baterías deben ser sustituidas.

Este modelo graba videos y toma fotografías que se guardan en una tarjeta SDHC, por lo que el material puede reproducir, archivar y revisar la búsqueda.

Cámara térmica
Es un equipo que mide la emisión natural de radiación infrarroja procedente de un cuerpo, generando una imagen térmica. En la búsqueda y rescate de personas en incendios estructurales es una de las aplicaciones más usadas por los cuerpos de bomberos, sobre todo en ambientes saturados por gases de incendio (humo) y sin visibilidad.

La cámara térmica Bullard T3MAXPLUS permite su uso en espacios confinados y búsqueda superficial en colapsos estructurales, ya que hace posible visualizar a una víctima que debido al escombro y polvo acumulado en la superficie del hundimiento puede pasar desapercibida.

Hay que recordar que el campo de visión de la lente de la cámara térmica es aproximadamente de 50º en horizontal y 37,5º vertical, por lo que al realizar una búsqueda se pueden dejar ángulos muertos sin revisar.

Equipos de rescate técnico
Dada la importancia de la búsqueda y localización de las víctimas en los derrumbes para proceder a su rescate, sería conveniente que en todas las ciudades de España los cuerpos de bomberos contaran con Equipos de Rescate Técnico (grupo de personas especializadas con capacitación/entrenamiento avanzado y equipamiento especial que realiza operaciones de rescate complicados con seguridad y eficiencia) especializados en colapsos estructurales.

Actualmente Bomberos del Ayuntamiento de Madrid ha adquirido tres vehículos para Búsqueda y Rescate en Estructuras Colapsadas (BREC) para la Ciudad de Madrid, dotados con equipos de búsqueda técnica, detectores de movimiento de estructuras inestables, robot para demolición y equipos de corte y perforación para hormigón.

Autor: Enrique Álvarez Díez, suboficial de Bomberos de Madrid.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn