Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Dos TES de Ambulancias de Lorca crean un servicio que se hace cargo de los animales que se quedan solos tras la recogida de un paciente, con el objetivo de “mejorar la atención a las personas”.

Seguramente la escena resulte familiar a muchos técnicos de transporte sanitario: Llegan a recoger a un paciente –en la carretera, por ejemplo, porque ha sufrido un accidente de tráfico, o en su casa, donde vive solo- y éste se niega a subirse a la ambulancia por una razón muy concreta: No tiene con quien dejar a su mascota y no desea abandonarla a su suerte. Y no hay nada más que discutir.

Ángel Navarro y Pepe Veas, dos técnicos de Ambulancias de Lorca, se dieron cuenta de que esta situación –en la que no actúa ni la Policía, ni la Guardia Civil ni Tráfico– no sólo dejaba desprotegido al animal, sino que “causaba un considerable estrés al paciente, agravando la patología que pudiera tener”. Fue entonces cuando decidieron crear un servicio de recogida de mascotas de pacientes lesionados en accidentes de tráfico, enfermos e incapacitados, que bautizaron como Proyecto AMAR – Ayuda a mascotas en riesgo. “Nos dimos cuenta de que, en este tema, había una necesidad social y un vacío legal que sólo cubrían personas de buena voluntad”, explica a SERVICIOS DE EMERGENCIA Ángel Navarro. “Así que le planteamos la idea al gerente de la empresa, Fernando Pérez, quien dio luz verde al proyecto”.

Ya con la aprobación y apoyo de la empresa, que decidió incluir el servicio dentro de su apartado de Responsabilidad Social Corporativa y donar para el traslado de los animales un vehículo ya deshabilitado como ambulancia-, Ángel y Pepe se pusieron en contacto con el despacho de abogados DEANIMALS, especializado en derecho animal; consiguieron autorización para transporte de animales vivos y elaboraron un protocolo a seguir a través del estudio de determinados casos. Asimismo, sumaron como colaboradores a la adiestradora en positivo Antoinette N. Van Toorenenbergen, la residencia Animal Hotel, los veterinarios de la clínica La Seda y la protectora de animales Lorca Animal Rescue.

El servicio, que lleva cerca de dos meses funcionando, “es de coste cero para el paciente”, destaca Navarro. “La empresa ha corrido con los gastos relacionados con el vehículo, equipamiento, requisitos legales y formación. Y mi compañero Pepe y yo somos quienes llevamos a cabo el servicio de forma voluntaria y gratuita”, detalla.

Protocolo de actuación

Tal como explica Navarro, si nadie cercano al paciente puede hacerse cargo del animal en un momento inicial, lo primero que hacen es llevar a la mascota al veterinario, quién se encargará de curar sus heridas, en caso de tenerlas, y emitir un certificado médico que acredite las condiciones en que se encontraba al momento de hacerse cargo de él los técnicos sanitarios.

Posteriormente se lleva a la mascota a la residencia de animales hasta que algún familiar pueda recogerlo o hasta que el paciente sea dado de alta. Entonces se hace entrega del animal, con un segundo informe del veterinario. Si el dueño muere o nadie puede hacerse cargo de él, será la protectora Lorca Animal Rescue quien se encargue de buscarle un hogar de acogida.

Por si fuera poco, si el dueño está consciente y puede recibir avisos, es informado diariamente sobre el estado del animal y las condiciones en las que se encuentra, con el objetivo de “facilitar su curación”.

Cobertura

Como se trata de un servicio “voluntario y altruista”, de momento sólo se ofrece en el área de servicio de cubre la empresa (Área III de Salud de la Región de Murcia: Lorca, Águilas, Puerto Lumbreras, Totana y Aledo), salvo que se trate de un perro guía, en cuyo caso se presta el servicio en toda la región gracias a un acuerdo de colaboración alcanzado con la Asociación de Usuarios de Perros Guía de la Fundación Once. Asimismo, ya se ha alcanzado un acuerdo con el Ayuntamiento de Águilas, para difundir el proyecto entre la población, y se está en conversaciones para alcanzar colaboraciones similares con los demás ayuntamientos involucrados.

Finalmente, la difusión a través de las redes sociales está a cargo de Ángel Navarro hijo, técnico de emergencias sanitarias en Ambulancias de Lorca -y solidario- como su padre. A fecha de hoy, el perfil de AMAR en Facebook supera los 3.000 seguidores.

Descargue acá el díptico informativo del proyecto AMAR (formato PDF).

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn