Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Marc Castellnou, especialista del equipo del Sistema de Protección Civil de la Unión Europea y experto en análisis de comportamiento de incendios forestales: 'Chile ha vivido una tormenta de fuego y ningún país está preparado para esto'.

La chilena Corporación Nacional Forestal (CONAF)  ha declarado alerta roja en los municipios centrales de Cartagena y Curacaví, medida que permite movilizar todos los recursos necesarios y disponibles, en apoyo adicional a lo ya desplegado por Conaf, Bomberos y el Sistema Nacional de Protección Civil. Así lo informó el pasado domingo la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi).

Balance de los incendios

El centro y sur de Chile ha sido afectado por incendios que arrasaron más de 500.000 hectáreas, se cobraron la vida de 11 personas, dejaron miles de damnificados y pérdidas por millones de euros. Para sofocarlos se ha contado con el trabajo de cientos de brigadistas internacionales y nacionales, más de 60 aeronaves y unos 18.000 funcionarios del Ejército, la Armada y Carabineros.

Marc Castellnou, especialista de la UE: 'Chile ha vivido una tormenta de fuego y ningún país está preparado para esto'

Como una “tormenta de fuego muy difícil de controlar” y que “ningún país está preparado para enfrentar estos incendios, por las características del fuego y por la simultaneidad de los focos, así como por su agresividad”, calificó Marc Castellnou, especialista en análisis de incendios forestales de la Unión Europea, quien junto al ministro (s) de Agricultura, Claudio Ternicier, y el director ejecutivo de CONAF, Aarón Cavieres, dieron a conocer un balance de los megaincendios que afectaron a tres regiones del país andino.

Marc Castellnou, uno de los 14 especialistas del equipo perteneciente al Sistema de Protección Civil de la Unión Europea y experto en análisis de comportamiento de incendios forestales, señaló que esta tragedia se produjo por tres factores: Records de temperaturas, stress hídrico de la vegetación y bloqueo anticiclónico. La acumulación de combustible provocado por ocho años de sequía es otro de los factores coadyuvantes en la generación del fenómeno.

La altísima simultaneidad de incendios con numerosas hectáreas ardiendo la explicó Castellnou, a través de estudios de meteorología mediante los cuales llegó a la conclusión que aquí se asistió a una verdadera “tormenta de fuego”. Pone como ejemplo el incendio de Las Máquinas, en la Región del Maule, donde en 14 horas se quemaron 115 mil hectáreas. Ahí, dice el experto, el fuego avanzó con una velocidad de 6 kilómetros por horas con una intensidad de 60 mil kilovatios, algo que no se había visto hasta el momento a nivel mundial.

Este incendio, dijo, modificó la atmósfera, hecho que demostró mediante imágenes satelitales en las cuales se puede observar cómo la columna de humo provocada por los incendios cubre gran parte del océano pacífico y se retroalimenta de corrientes frías para continuar avanzando. Un ejemplo de lo expresado está en el análisis de temperaturas registrados en la Isla Robinson Crusoe, donde la noche del 25 al 26 de enero la temperatura subió sobre sus rangos normales y la humedad bajó notablemente, como efecto de estos megaincendios a una distancia de sobre los 800 kilómetros.

Castellnou destacó el profesionalismo de los equipos de CONAF y la coordinación demostrada en el combate del megaincendio, resaltando que los brigadistas fueron el eje del control de estos siniestros, con el apoyo de muchas otras fuerzas, como bomberos, donde el tema aéreo fue un buen complemento. Además, resaltó que Chile, a través de CONAF, cuenta con uno de los mejores sistemas de predicción y comportamiento de incendios forestales, que le permite contar con una buena planificación.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn