Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Un repaso a los principales acontecimientos del último trimestre dentro del sector de los servicios móviles de emergencias.

En los últimos pocos meses hemos tenido que repartirnos y multiplicarnos para dar cobertura a una serie de presentaciones e iniciativas, incluidos el Congreso-Aniversario de la Asociación Comunidad Valenciana de Empresarios de Ambulancia y el Congreso de Bomberos de la APTB, CIPE 17, celebrado en la ciudad de Oviedo. Ambos eventos completísimos, con ponencias que invitaban a pensar el sector que queremos a través de reflexiones de altura y exposiciones comerciales que no hacen más que demostrar lo alto que pueden llegar nuestros fabricantes en lo que a innovación, calidad y seguridad se refiere.

En el mapa del mercado de los servicios de emergencia también hemos sido testigos de cambios de importancia, como por ejemplo la puesta en marcha, por parte de Euro Gaza Emergencias, de la que será la planta de fabricación de ambulancias más grande de España, según afirma su director general. Las instalaciones, que suman más de 80.000 metros cuadrados, son un síntoma más, entre tantos, de que el sector sanitario goza de una salud que mejora con el tiempo.

En el ámbito de las concesiones el terreno ha estado bastante ‘movido’. A la sorprendente adjudicación del transporte extremeño de una empresa procedente de otra comunidad autónoma (la sevillana Ambulancias Tenorio) se suma la amenaza de huelga por parte de UGT en la Comunidad Valenciana, finalmente en ‘stand-by’, y la aprobación de un anteproyecto de ley que podría poner fin a las concesiones del transporte sanitario. Un panorama poco estable para los valencianos, que después de lo del ‘superconcurso’ anulado a raíz de una investigación realizada por la Comisión Europea no están para muchas bromas.

Y si hablamos de incendios… ¡apaga y vámonos! Las imágenes de la catástrofe de Portugal, y del tristemente célebre –y más que evitable– incendio en la torre residencial Grenfell de Londres hablan por sí solas. Porque más allá de cifras, ‘mea culpas’ y debates posteriores que puedan surgir, nos recuerdan que hablamos de personas, y que muchos de los que han tenido la suerte de sobrevivir, ahora engrosan las listas de damnificados y/o cargan con un luto que las autoridades olvidarán mucho antes que los deudos. Por nuestra parte, nos quedamos con dos reflexiones en torno a este tema: La incuestionable necesidad de la prevención como principal bandera de lucha y la constatación, una vez más, de la enorme vocación de servicio de nuestros bomberos (españoles, portugueses, ingleses, americanos… ¡del mundo entero!), algo tanto o más importante que su evidente profesionalidad.

¡Felices vacaciones a todos y nos vemos en septiembre!

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn