Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Las medidas y mejoras incluidas en el nuevo pliego, que tendrá una vigencia de cuatro años, suponen un incremento presupuestario de más de un millón de euros con respecto al concurso de 2012.

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha autorizado una inversión superior a los 258 millones de euros para la convocatoria del concurso público destinado a la adjudicación del servicio de transporte sanitario terrestre durante los próximos cuatro años.

Tal y como ha indicado el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ante la próxima finalización de actual contrato se ha elaborado un nuevo pliego de prescripciones, para lo cual se han mantenido reuniones con asociaciones de pacientes, con las principales organizaciones sindicales del sector y asociaciones de profesionales con el fin de escuchar sus demandas y poder plasmar aquellas que presupuestariamente fueran viables en el nuevo concurso.

Todas las medidas y mejoras incluidas en el nuevo pliego de prescripciones para la adjudicación del concurso suponen un incremento presupuestario de más de un millón de euros con respecto al precio de licitación del último concurso adjudicado en 2012. Este incremento contrasta con la disminución presupuestaria de más de 18 millones de euros al año registrada en el contrato vigente en este momento, y que supuso una reducción del 23% del presupuesto.

Nuevas medidas

En el nuevo pliego de condiciones se ha introducido una serie de mejoras que contribuirán a mejorar el servicio que se ofrece a los ciudadanos y también para establecer condiciones garantistas con respecto a los derechos laborales de los trabajadores del sector.

Así, entre las medidas incorporadas se mejora la capacidad de transporte de pacientes en flota no urgente, incrementando el número de ambulancias de tipo colectivo en la misma proporción en que se disminuyen las de tipo convencional. De esta forma se incrementa el número de plazas disponibles sin modificar el número de vehículos.

Además, dentro de los criterios de valoración del concurso se ha introducido la posibilidad de ofertar una disminución del tiempo máximo permitido para la recogida de las altas de los servicios de urgencias. Igualmente, para apoyar a los hospitales en la rotación de sus camas, se disminuye en 30 minutos el tiempo máximo permitido para recoger a los pacientes de alta hospitalaria que precisen ambulancia.

Otra de las novedades que se incluyen en el pliego es que al menos una ambulancia por provincia tenga capacidad de tipo bariátrico, para dar respuesta puntual a los problemas actuales que se plantean para los traslados de pacientes con obesidad mórbida.

En cuanto a los vehículos mínimos exigidos, el nuevo pliego establece que para el transporte sanitario urgente serán 164, de los que 26 serán UVI’s móviles y 69 Soportes Vitales Básicos, mientras que para el transporte no urgente se han establecido como flota orientativa un total de 456 vehículos, entre ambulancias convencionales y colectivas.

Respecto a la mejora de aspectos relacionados con las condiciones laborales de los trabajadores, se establece la obligación de la empresa adjudicataria de subrogar a todos los trabajadores que en el momento de hacerse cargo del servicio estuvieran trabajando en el mismo.

Asimismo, se elimina la posibilidad de utilizar los dispositivos de localización, tanto en las UVI’s móviles como en todos los Soporte Vital Básico, lo que garantiza la rápida respuesta de los recursos de atención urgente. Los dispositivos de localización son ambulancias de urgencias, localizable a través de teléfono móvil, para poblaciones de baja activación de urgencias. En Estos casos los tripulantes de la dotación se encuentran en su domicilio particular.

Con ello se pretenden corregir, en parte, los problemas generados por la reducción del presupuesto destinado al transporte sanitario terrestre hace cuatro años, lo que supuso la disminución real de efectivos, una disminución de la flota destinada a transporte no urgente y la no fijación de horarios de funcionamiento de las ambulancias, además de un incremento de los tiempos máximos permitidos de demora en la recogida y transporte de pacientes al haber menos vehículos para cubrir la demanda.

Cláusulas sociales

Finalmente, el pliego administrativo incorpora cláusulas sociales, de perspectiva de género y medioambientales.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn