PANTER FORZA
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El Estudio de Exposición al Incendio Forestal de Maui de la Universidad de Hawaii ha analizado, mediante una muestra de casi 700 personas, cómo los incendios forestales que sufrió la zona afectan a la salud de sus ciudadanos.

Desde los incendios forestales que en agosto del año pasado asolaron Maui, sus ciudadanos han lidiado con problemas emocionales, mentales y físicos desafíos de salud. Los incendios fueron la causa de la contaminación del aire con sustancias tóxicas y metales pesados que puede seguir perjudicando a la ciudadanía. El Estudio de Exposición al Incendio Forestal de Maui de la Universidad de Hawaii analiza cómo los incendios forestales que sufrió la zona afectan a la salud de sus ciudadanos. Coordinado por la Organización de Investigación Económica de la Universidad de Hawái y la Escuela de Medicina John A. Burns, el proyecto tiene como objetivo comprender en qué medida el fuego perjudica, además de a la salud, a aspectos como el acceso a la atención médica.

Para realizar el estudio, los investigadores tomaron una muestra de 679 personas de las cuales un 55% residía en el área perimetral del incendio. Aproximadamente la mitad de los participantes confirman que tuvieron exposición diaria o semanal al humo, cenizas o escombros. Los participantes del estudio encontraron diferencias en la atención sanitaria, pues después de los incendios forestales, muchos ciudadanos tuvieron problemas para obtener ayuda médica y medicamentos. Además, desde la universidad destacan que, después de los incendios forestales, los grupos comunitarios locales fueron cruciales para ayudar, reflejando así lo importante que es el apoyo de la comunidad en momentos difíciles.

Por otro lado, pudieron constatar que las personas más cercanas a los focos del fuego han sufrido problemas de salud como afecciones cardiacas, renales y respiratorias. Igualmente, su salud mental también se ha visto mermada. Muchos ciudadanos examinados se sintieron más preocupados o deprimidos después de los incendios forestales. Algunos incluso tenían baja autoestima y pensamientos destructivos, llegando a desear autoinfligirse daño físico.

Respecto a elementos materiales, una importante parte de la muestra del estudio explicó que tuvo que dejar sus hogares a causa de los incendios y muchas personas perdieron su empleo. Si bien algunas encontraron un nuevo trabajo, muchas han manifestado que continúan teniendo dificultades para llegar a fin de mes y encontrar una vivienda estable.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn