PANTER FORZA
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Un grupo de investigadores ha recopilado datos durante 36 años para demostrar que los grandes incendios forestales se duplicaron entre 2005 y 2018 en comparación a las dos décadas anteriores.

El estudio publicado en Geophysical Research Letters, realizado por los investigadores Victoria M. Donovan, Raelene Crandall, Jennifer Fill y Carissa L. Wonkka, muestra la creciente preocupación por el incremento de grandes incendios forestales en la zona este de Estados Unidos.

Durante 36 años, los investigadores han recopilado datos para demostrar que las cifras de incendios forestales de gran magnitud se duplicaron entre el 2005 y el 2018 respecto a los 20 años anteriores. Las regiones del sur y del este experimentaron los mayores aumentos en el número, la ocurrencia, el tamaño y el total de hectáreas quemadas. Por otro lado, la estacionalidad de los grandes incendios forestales cambió en los bosques templados del este.

Los investigadores han llegado a la conclusión de que el clima cálido y seco provocado por el cambio climático, combinado con una menor quema prescrita, han dado lugar a que se multipliquen plantas, árboles y arbustos más leñosos que ofrecen el combustible necesario para que los incendios ardan con más fuerza y en mayor número.

El estudio plasma que los incendios en el este del país suponen un riesgo mucho mayor para las personas, pues cuando prenden en lugares de una cierta densidad poblacional, son más complicados de extinguir.

Los autores destacan que el aumento de incendios en el este de Estados Unidos brinda la oportunidad de abordar de manera proactiva los problemas de los incendios forestales mediante la gestión de combustibles y el desarrollo de la resiliencia comunitaria antes de que las condiciones requieran trasladar recursos sustanciales de supresión a los ecosistemas. Del mismo modo, afirman que sus resultados pueden ayudar a los administradores y formuladores de políticas a priorizar áreas para el manejo de incendios forestales. Sin embargo, se necesitarán soluciones innovadoras a las limitaciones de datos para cuantificar completamente el riesgo y comprender los resultados de la gestión.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn