PANTER VIBATECH WEB
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

La prueba del sistema se realizó en una carretera con ocho semáforos consecutivos en Alemania y el vehículo escogido fue un Ford Kuga Puig-In Hybrid.

En una situación de emergencia, cada minuto cuenta para los vehículos de emergencias. Conscientes de ello, los ingenieros de Ford han probado un modelo de semáforo que podría ponerse en verde automáticamente para reducir al máximo el tiempo en el que las ambulancias, los camiones de bomberos y vehículos de policía llegan al lugar de lo hechos. Este sistema de tráfico, además, podría ayudar a reducir los riesgos de accidentes provocados por los servicios de urgencia que se saltan los semáforos en rojo.

Así, Ford ha probado este sistema utilizando una carretera con ocho semáforos consecutivos en Aachen, Alemania, y dos tramos con tres semáforos consecutivos a las afueras de la ciudad. El vehículo escogido para simular la ambulancia fue un Ford Kuga Pulg-In Hybrid.

Durante la simulación, el coche hizo una señal al semáforo para que éste recibiera la orden y se pusiera en verde. Una vez que el vehículo pasó por el cruce en cuestión, el semáforo volvió a funcionar con normalidad.

Además, no sólo el semáforo recibe información. En situaciones de conducción diaria, el vehículo de prueba recibió información sobre el momento en que los semáforos pasaban de rojo a verde y de verde a rojo. Cuando el semáforo estaba en rojo, la velocidad del vehículo se reducía mucho antes del cruce, para coordinar la aproximación del coche hacia el cruce con la puesta en verde del semáforo.

Por otro lado, la tecnología de Ford podría ayudar a minimizar las frenadas bruscas y el tiempo que se pasa parado, pues el vehículo recibe la información del semáforo con mucha antelación y reduce la velocidad antes, lo que contribuye a reducir la congestión.

Esta comunicación entre vehículos y semáforos es posible gracias a la tecnología C-V2X (Cellular Vehicle-to-Everything), una plataforma unificada que conecta los vehículos con la infraestructura de la carretera, otros vehículos y otros usuarios de la vía.

El nuevo sistema forma parte del proyecto Corridor for New Mobility Aachen-Düsseldorf (ACCorD), que se desarrolló de enero de 2020 hasta marzo de este año. El ensayo formaba parte de un proyecto más amplio que incluía pruebas de vehículos automatizados y conectados y de infraestructuras en red en autopistas, zonas urbanas y rurales.

"Tanto si se trata de un camión de bomberos que acude a un incendio como de una ambulancia que se dirige a un accidente, lo último que se quiere es que estos conductores se vean atrapados entre otros vehículos esperando a que cambie el semáforo", cuenta Martin Sommer, ingeniero de investigación de Conducción Automatizada Europa de Ford Europa.

Cabe destacar que, de momento, esta función de comunicación del vehículo se está desarrollando solo con fines de prueba y no está disponible para su compra.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn