PANTER VIBATECH WEB
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

En los últimos años diferentes CCAA están apostando fuerte por incrementar en número las unidades de soporte vital avanzado de enfermería, conocidas como SVAE, cuya principal diferencia radica en que en el equipo no está incluido el médico, es decir: la máxima responsabilidad de la unidad asistencial recae en la enfermería, un reportaje de Cristian Fernández Giner, TES en SUMMA 112 Madrid.

Como sabemos, a día de hoy existen distintos tipos de vehículos de transporte sanitario por carretera. Según Real Decreto 836/2012 del 25 de mayo, las ambulancias están diferenciadas por las características técnicas, el equipamiento sanitario y la dotación de personal.

En este decreto figuran como Unidades de Soporte Vital Avanzado (SVA) las ambulancias tipo C; en ellas, la dotación mínima de personal, según el artículo 4, letra C, deberá contar, al menos, con un conductor que esté en posesión del título de formación personal de Técnico en Emergencias Sanitarias (TES) o correspondiente título extranjero homologado o reconocido; con un enfermero que ostente el título universitario de Diplomado en Enfermería o título de Grado que habilite para el ejercicio de la profesión regulada de enfermería, o correspondiente título extranjero homologado y reconocido. Asimismo, cuando la asistencia a prestar lo requiera, deberá contar con un médico que esté en posesión del título universitario de Licenciado en Medicina o título de Grado que habilite para el ejercicio de la profesión regulada de médico, o correspondiente título extranjero homologado y reconocido.

Cada Comunidad Autónoma (CA) asume esta obligatoriedad, y, como especifica el R.D. en su disposición adicional segunda, los requisitos y condiciones técnicas reguladas en el mismo son considerados como básicos, teniendo el carácter de mínimos y pudiendo ser mejorados por las empresas en la prestación de los servicios. De hecho, a día de hoy, la mayoría de Unidades de SVA incorporan un médico a sus dispositivos a nivel nacional. Del mismo modo, muchas de ellas añaden un TES más en la unidad, dada la necesidad de adaptar los equipos a la demanda que exige la consecución y desarrollo de la actividad en cuestión.

Independientemente del número de componentes de la dotación, los diferentes Servicios de Emergencias Médicas dependientes de sus correspondientes consejerías establecen requisitos añadidos para poder ejercer en ambulancias de SVA, como pueden ser: el carnet de conducir clase C para los TES, un postgrado o experto en urgencias y emergencias extrahospitalarias para enfermería o un máster en urgencias y emergencias avanzadas para médicos a criterio de cada CA.

Si bien estos han sido referencialmente los SVA por carretera hasta ahora, en los últimos años diferentes CCAA están apostando fuerte por incrementar en número las unidades de Soporte Vital Avanzado de Enfermería, conocidas como SVAE, cuya principal diferencia radica en que en el equipo no está incluido el médico, es decir: la máxima responsabilidad de la unidad asistencial recae en la enfermería.

FUNCIONES
La creación de estos dispositivos se encuentra objetivada según las Consejerías de Sanidad de las distintas CCAA, y en esto todas coinciden, en ser una respuesta equilibrada a un incremento de la demanda de la ciudadanía, apostando por una mayor optimización de los recursos sanitarios con protocolos de actuación desarrollados que dan respuesta a urgencias y emergencias de manera autónoma o en colaboración telefónica/telemedicina con un médico desde el centro coordinador; garantizando una mayor cobertura y minimizando tiempos de respuesta en urgencias o emergencias no demorables, con prioridad, en principio, menos elevada que la dotación de SVA con médico. Asimismo, realizan traslados interhospitalarios de carácter moderado donde la presencia del médico no es imprescindible. No obstante, en la práctica, cuando se trata del recurso más cercano o disponible, atienden situaciones de alta prioridad en las que existe sospecha de riesgo vital inminente, secuelas graves o irreversibles o pérdida de función de órganos vitales.

Aunque la inminente incorporación de múltiples de estas nuevas unidades por el territorio nacional, como luego veremos, es novedosa, estos dispositivos llevan muchos años integrados en los servicios de emergencia en algunas comunidades como complemento de otras unidades de SVA con médico o alternativa a las ambulancias de Soporte Vital Básico (SVB).
 
POR COMUNIDADES AUTÓNOMAS
Vemos las más significativas.

Cataluña
En visos de las olimpiadas de Barcelona 1992, hubo que reforzar de manera considerable los servicios de emergencias extrahospitalarias, principalmente en la ciudad de Barcelona, dada la enorme afluencia de visitantes y deportistas a la ciudad, circunstancia que dio lugar a la aparición de estos soportes pioneros en España.

Desde hace tres décadas, estos dispositivos comenzaron a trabajar denominándose Unidades de Soporte Vital Intermedio (SVI) hasta alcanzar una cifra que hoy se acerca a la veintena de vehículos dentro de las sesenta y cinco unidades de SVA que ostentan en la actualidad, incluyendo equipos especializados en atención pediátrica y neonatal bajo su propia Guía de Actuación de Enfermería en Urgencias y Emergencias Extrahospitalarias.

Desde el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) de Cataluña, en su página oficial, catalogan los SVA/SVAE indistintamente como dispositivos de atención médica proporcionada por profesionales de la salud previamente capacitados para evaluar la situación del paciente, administrar la medicación necesaria en cada caso y proporcionar desfibrilación, manejo de la vía aérea y estabilidad antes y durante el transporte hasta el hospital.

Su dotación la componen una enfermera y un TES.

Andalucía
En el año 1999 se une la Comunidad Autónoma de Andalucía, con una primera unidad en la ciudad de Málaga, que junto a Sevilla fueron incrementando su número llegándose a gestionar en 2015 cinco ambulancias de estas características entre las dos ciudades, a las que denominan Equipos de Coordinación Avanzada (ECA), aumentando hasta las siete unidades existentes en la actualidad y repartidas por el territorio andaluz: tres en Málaga, dos en Sevilla y una en Jaén y Almería.

Desde el Servicio Sanitario Público de Andalucía (SSPA), ya en el 2018, catalogaban los ECA como recursos móviles de urgencias con cartera de servicios propios, apoyada en protocolos de actuación muy elaborados que resuelven situaciones de urgencia y emergencia de forma autónoma y colaborativa con el médico del Centro Coordinador de Urgencias y Emergencias (CCUE), dando respuesta a las necesidades humanas del paciente en el contexto de su enfermedad; y añaden que atienden situaciones con procesos tiempo-dependientes y urgencias de media y baja complejidad, sensibles al envejecimiento de la población, a la cronicidad, vulnerabilidad, etc.

Su dotación la componen un TES y una enfermera.

El SSPA, como complemento a los ECA, puso en marcha los Equipos Móviles de Cuidados Avanzados (EMCA) a partir del año 2010, cuya dotación y estructura son parecidas a los ECA, pero la componen personal del Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP).

Islas Canarias
Posteriormente se fueron añadiendo SVAE en otras CCAA. En Canarias fue en el año 2003, donde se denominan Ambulancias Sanitarizadas (AS), llegando a poner en circulación once unidades a partir del año 2015. En la actualidad están repartidas: cinco en Gran Canaria; una en La Palma y otras cinco en Tenerife.

La dotación la componen un TES y una enfermera.

País Vasco
En 2006 se suma el País Vasco con cuatro vehículos que incrementó hasta alcanzar los diez en 2007. A finales del 2019 comenzó el proceso de contratación  del servicio sanitario urgente y asistencia a emergencias sanitarias para los  años 2020, 2021 y 2022 por un importe total de 117.615.576 euros con un incremento de un 27% que agrupaba los recursos de SVB y SVAE repartidos estratégicamente por el País Vasco. Estos últimos son once: uno en Zarautz y San Sebastián, provincia de Guipúzcoa; uno en Bilbao, Durango, Igorre, Karrantza, Márkina, Trápaga y Urduliz en la provincia de Vizcaya; y, por último: uno en Vitoria-Gasteiz y otro en Amurrio en la provincia de Álava.

Su sistema de trabajo es similar a los mencionados anteriormente, con prescripción médica telefónica y la particularidad de que cada provincia tiene su propio centro coordinador de emergencias.

Su dotación está compuesta por una enfermera y un TES.

Madrid
El SUMMA112 de la Comunidad de Madrid cuenta con veintinueve unidades terrestres de SVA, de las cuales, tres son SVAE. Tras convertir dos unidades de Soporte Vital Intermedio (SVI), destinadas principalmente para traslados secundarios o interhospitalarios,  comenzaron a funcionar el 29 de noviembre de 2018; una en turno de 24 horas en la población de Getafe, al sur de la Comunidad Autónoma, y otra a 12 horas en la sede del SUMMA112 sita en Madrid capital. Posteriormente las dos pasaron a turno de 24h, ubicándose la de Madrid centro en la población de Brunete, al noroeste de la Comunidad de Madrid. Tras la última incorporación de otra nueva unidad, con turno 24h, esta vez con base en el Hospital Zendal, la SVAE de Brunete, ha pasado a cubrir horario de 12h de 20:00h a 08:00h en la actualidad. 

Todo esto ha conllevado un proceso de adaptación y regulación del marco competencial con procedimientos de activación y guías de actuación del Soporte Vital Avanzado de Enfermería en pos de la operatividad del equipo asistencial, con un modelo de colaboración con el médico del Centro Coordinador de Urgencias (CCU) basado en el apoyo y asesoramiento médico telefónico y la trasmisión en tiempo real de datos biomédicos como el electrocardiograma del paciente.

Se estableció una selección de personal con formación especializada que incluye transporte, apoyo y asistencia al paciente neonatal y ante riesgos NRBQ para TES y enfermería respectivamente.

Su dotación está compuesta por dos TES y una enfermera.

Castilla-La Mancha
El Servicio de Salud de Castilla La Mancha (SESCAM), tenía previsto recientemente la incorporación de una SVAE en Casas Ibáñez, provincia de Albacete, pero finalmente no se materializó la operación.

A día de hoy, CLM cuenta con cuatro SVAE operativas desde 2015: una en Navahermosa y otra en Talavera de la Reina en la provincia de Toledo, y otras dos repartidas en Daimiel y Campo de Montiel en la provincia de Ciudad Real.

Su dotación la componen una enfermera y dos TES.

NUEVAS INCORPORACIONES
Comunidad Valenciana
La Comunidad Valenciana ha sido de las últimas en incorporar estas unidades a los servicios de emergencias correspondientes. Entre noviembre del año 2017 y febrero del 2020, como recurso piloto, y ya puestas en funcionamiento en enero del año 2021. Todo ello siguiendo los protocolos establecidos y en estrecha colaboración con el médico de su Centro de Información y Coordinador de Urgencias (CICU).

Hay tres unidades repartidas por la CA: una en Valencia capital, otra en la población de Elche y una última en Castellón.

La dotación está compuesta por una enfermera y dos TES.

Castilla y león
Esta Comunidad avanza considerablemente en la implantación de estos dispositivos y será de manera inminente.

El pasado día 3 noviembre se publicó un anuncio previo con número de expediente 2021/05 en la Plataforma de Contratación del Servicio Público, en el ámbito de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León, abriendo el proceso de adjudicación y pliego de condiciones para la incorporación de estas unidades en todo el territorio con un valor estimado de contrato de 1.988.000 euros. La adjudicataria es la Gerencia de Emergencias Sanitarias de la Junta de Castilla y León (GES).

La intención es que comiencen a funcionar cinco SVAE en el mes de enero de este año 2022, con la idea de cerrar el año con diecisiete de estos dispositivos en funcionamiento.

Estarán ubicadas estratégicamente de la siguiente manera: dos repartidas en Cuellar y Boceguillas, en la provincia de Segovia; una en Vitigudinos, en la provincia de Salamanca; una en Guardo, en la provincia de Palencia y una en Fermoselle, en la provincia de Zamora.

Para optar a la incorporación del personal de enfermería se deberá acreditar un año de experiencia en la Gerencia de Emergencias (UME, SVAE y CCU) o servicios de Urgencias y UVI con una formación mínima de 30 créditos ECTS o su equivalencia en créditos de formación continuada en el ámbito de las emergencias.

La dotación estará compuesta por dos TES y una enfermera.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn