• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

La Unidad militar de Emergencias contará con 2.900 militares durante la campaña 2021. El despliegue de la UME durante la presente campaña LCIF comprende un total 1400 efectivos de ataque directo a los que se suman otros 1500 de apoyo logístico.

Ya se ha dado a conocer el dispositivo de lucha contra incendios forestales para la campaña 2021 diseñada por el Comité Estatal de Coordinación (CECOD), que se extenderá desde el 15 de junio hasta el 31 de octubre. A lo largo de este periodo, en el que se registra el mayor riesgo de incendios forestales en España, el Estado complementa la acción que corresponde a las Comunidades Autónomas en virtud de sus competencias en Protección Civil y gestión forestal, aportando aeronaves, medios materiales, la UME, así como Brigadas de Lucha contra Incendios Forestales (BRIF).

Concretamente, durante esta campaña la UME pondrá a disposición de los dispositivos un total de 1.400 militares en lucha directa contra incendios forestales, encuadrados en los cinco batallones y, a su vez, articulados en 31 secciones de intervención. Además, al igual que en campañas pasadas, la UME dispondrá de soportes logísticos y operativos cuando le sea necesario para efectuar una intervención, distribuidos tanto entre los Batallones de Intervención, el Regimiento en el Regimiento de Apoyo e Intervención en Emergencias (RAIEM) y el Batallón de Transmisiones (BTUME). Apoyo que elevará a 2.900 el número de efectivos disponibles durante todo el periodo que dura la campaña.

La UME, además de establecerse en las instalaciones de sus sedes permanentes, situadas en Torrejón de Ardoz (Madrid), Morón (Sevilla), Bétera (Valencia), Zaragoza y San Andrés de Rabanedo (León), se instalará temporalmente en varios destacamentos precisos fuera de sus bases con el fin de reducir el tiempo de despliegue en caso de intervención.  Las bases que la Unidad ha previsto son:

- Base Aérea de Armilla (Granada), tres autobombas y un equipo de mantenimiento. (BIEM II).

- Los Rodeos (Tenerife) material pesado correspondiente a un Pelotón de Intervención (BIEM II).

- Acuartelamiento “Jaime II” (Palma de Mallorca) material pesado correspondiente a una Sección de Intervención (SIEN), una estación de comunicaciones Mérida y un equipo de mantenimiento (BIEM III).

- “Sa Coma” (Ibiza) el material pesado correspondiente a un PIEN en LCIF, una estación comunicaciones Móstoles, una estación Mérida Bravo y un equipo de mantenimiento. (BIEM III).

- Acuartelamiento de San Isidro en Mahón (Menorca). Herramienta manual y mecánica correspondiente a una SIEN (BIEM III).

- Acuartelamiento General Morillo en Figueirido (Pontevedra). Material pesado correspondiente a una Sección de Intervención con estación de comunicaciones Mérida y maquinaria pesada (BIEM V).

La UME aportará, además, unidades para el apoyo logístico a damnificados, secciones de intervención para emergencias que puedan derivar de incendios forestales. Y, en caso de ser necesario, los drones de los que se dispone para esta campaña LCIF serán los “Phantom” II y IV de los BIEM (con capacidad de vuelo diurno) y por parte del BTUME, se contara? con el “Condor” y el “Inspire”, con posibilidad de transmitir imágenes térmicas y con capacidad de vuelo tanto diurno como nocturno.

Medios aéreos
El 43 Grupo de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire, de acuerdo con los protocolos vigentes, continuará operando durante esta campaña los aviones apagafuegos Canadair CL 215-T y CL 415-T. Durante la campaña se irán desplegando de manera escalonada las aeronaves en Santiago, Salamanca, Torrejón, Talavera la Real, Málaga, Zaragoza y Pollensa. Y, por su parte, el Batallón de Helicópteros de Emergencia (BHELEME) aportará dos EC-135 (HU-26) con base en Colmenar Viejo y dos Cougar (HU-27) con base en Bétera (Valencia).

La Unidad lleva semanas de preparación para esta campaña, en las que se han realizado numerosos ejercicios a lo largo de todo el territorio nacional, entre los que cabe destacar los relacionados con el uso técnico del fuego, en colaboración con los distintos planes de extinción de incendios forestales de las comunidades autónomas, el trabajo con maquinaria de ingenieros, el uso eficiente del agua mediante autobombas, empleos de drones, o las prácticas conjuntas con los medios aéreos del 43 Grupo y del BHELEME.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn