• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de la Diputación Foral de Vizcaya renueva su flota de bomberos con 15 vehículos de última generación, equipados con transmisiones totalmente automáticas Allison, destinados a los parques de bomberos de Urioste, Basauri, Artaza, Iurreta, Gernika, Zalla y Derio.

La adquisición de los 15 nuevos vehículos de la Diputación Foral de Vizcaya suponen la renovación de cerca del 25% de la flota. Se refuerza así el Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de la zona, mejorando su eficiencia y la rapidez en las intervenciones. La inversión, de 7 millones de euros, incluye 6 autobombas urbanas pesadas, 3 autobombas nodrizas pesadas, 3 furgones de útiles y 3 autoescaleras automáticas, todos equipados con cajas automáticas Allison.

Por un lado, se ha entregado en Vizcaya 6 autobombas urbanas pesadas, carrozadas sobre chasis SCANIA P 410 B con tracción 4x4 y transmisión Allison 4000R. Tienen una capacidad de 4.200 litros de agua y 200 litros de espuma. Cuentan con cofres de techo accesibles desde el suelo, sin necesidad de tener que subir al camión para acceder a las herramientas necesarias, también incluyen un mástil de iluminación LED para actuaciones en las que es necesaria una iluminación complementaria y un monitor que proporciona un caudal de 4.000 litros por minuto controlado con un joystick desde el armario de bomba. Por otro lado, destacan 3 autobombas nodrizas, también carrozadas sobre chasis SCANIA P 410 B, con las mismas características y transmisiones mencionadas anteriormente. Eso sí, cuentan con una mayor capacidad tanto de agua, de 9.000 litros, como de espuma, con 300 litros.

El carrocero confía plenamente en las ventajas de las automáticas Allison con quien trabaja estrechamente desde 2009. En lugar de las transmisiones manuales automatizadas que son el estándar en este modelo de SCANIA, ha empleado la opción del cambio automático convertidor par, en este caso el modelo de la Serie 4000TM con retardador (GA866R en la nomenclatura de SCANIA).

“La gran mayoría de nuestros vehículos de bomberos equipan cajas automáticas Allison. Las consideramos una herramienta indispensable en los servicios de bomberos ya que maximizan las prestaciones del vehículo, mejoran enormemente la aceleración, y se gana en fiabilidad y seguridad. Además, su superior aceleración y maniobrabilidad están fuera de duda, y por ello claves cuando no puedes perder ni un segundo. De hecho, la mayor parte de los bomberos-conductores urbanos las prefieren porque les aporta una mayor seguridad. Y por si eso fuera poco, los vehículos llegan en mejores condiciones a los últimos años de su vida útil”, explican desde el carrocero.

Y es que las transmisiones Allison están diseñadas para ofrecer un mayor reprís y lograr una aceleración hasta un 35% más rápida. Cuando los camiones de bomberos atienden una emergencia van muy cargados, por lo que se les ha incorporado el retardador opcional, ya que aporta una alta capacidad de frenada, lo que permite reducir la velocidad rápidamente en los cruces. “Las Allison han demostrado una fiabilidad y durabilidad excepcionales en las condiciones más exigentes, siendo la transmisión favorita de flotas de extinción de incendios en todo el mundo. Para nosotros, como usuarios habituales de estas cajas, no hay duda por las razones ya expuestas anteriormente. Como carroceros tampoco ya que siempre quedamos mucho más satisfechos cuando los vehículos van equipados con Allison”, asegura el carrocero.

Las transmisiones automáticas Allison ofrecen una maniobrabilidad óptima en desplazamientos sobre suelos blandos y espacios reducidos, mayor control en pendientes empinadas, suavidad en la conducción, mayor capacidad de arranque y aceleración más rápida. Esto permite alcanzar velocidades promedio más altas y economizar combustible. Así lo explica Prieto-Puga González: “Contar con dos o tres minutos de ventaja puede resultar crucial. Al no perder potencia en los cambios de marcha, la aceleración es más continua, suave, y por ello efectiva. Además se mejora la maniobrabilidad y se gana tiempo, lo que unido a la fiabilidad de la caja se traduce en una mayor seguridad del equipo interviniente. Esto, que ya de por sí es magnífico, resulta todavía más extraordinario cuando compruebas que con Allison se reducen los costes de mantenimiento de la flota”.

Trond Johansen, Responsable de Grandes Cuentas Europeas añade: “La sencilla maniobrabilidad de los vehículos simplifica el trabajo de los conductores. No tienen que cambiar de marcha y pueden concentrarse completamente en el trabajo y la carretera, desplazándose a gran velocidad. Además, con Allison los vehículos pueden incluir hasta dos tomas de fuerza (PTO) para que los equipos hidráulicos trabajen correctamente, incluso mientras el vehículo está en movimiento”.

“Gracias a la toma de fuerza Chelsea 870 que llevan incorporadas las cajas de cambios, hemos conseguido afinar a la perfección todo el conjunto y así conseguir las mejores prestaciones de la bomba contra incendios ya en el lugar de intervención”, finalizan los responsables del carrrozado.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn