• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Intervenciones de reconocimiento más frecuentes que realizan los servicios de emergencias en las edificaciones. Los reconocimientos de este tipo realizados por los seis son los más habituales, pero a la vez los más complejos, ya que, aunque en la mayoría de los casos, estos reconocimientos son realizados correctamente por el jefe de la intervención, en otras, para una adecuada valoración, se requiere de un técnico en estructuras. Un reportaje de Enrique Álvarez, suboficial de bomberos del Ayuntamiento de Madrid.

En una ciudad son muchos los avisos que recibe el 112 y que no están relacionados directamente con incendios, rescates o accidentes, pero que requieren de la intervención de los SPEIS (Servicios de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos), con el fin de valorar ciertas situaciones que se producen y que pueden suponer un riesgo para los ciudadanos. Nos referimos a los reconocimientos estructurales que realizamos tanto en el interior como en el exterior de las edificaciones.

Un reconocimiento es “la acción y efecto de explorar de cerca un lugar para obtener una información determinada” (Real Academia Española). A continuación, comentaremos las intervenciones de reconocimiento más frecuentes que realizamos los Servicios de Emergencias en las edificaciones:

FALSOS TECHOS
Las actuaciones de reconocimiento de falsos techos son muy habituales, y se deben normalmente a filtraciones de agua procedentes de viviendas superiores o cubiertas y que por norma general no suelen representar peligro alguno. Otras, sin embargo, se realizan en edificaciones antiguas por fallos en algún elemento estructural, sobre todo en zonas húmedas (baños y cocinas) y que se manifiesta en el falso techo. La finalidad de estos reconocimientos es valorar que grado de afectación presenta la estructura y el riesgo existente para la edificación, y acometer aquellas acciones más adecuadas; clausura de la zona afectada, apeos y apuntalamientos o desalojo, y con ello garantizar la seguridad de las personas.

MUROS DE CARGA
Los muros de carga y cerramientos suelen ser, casi siempre, de forma prismática, destinados a resistir esfuerzos, cargas o empujes y cerrar espacios. Las cargas que reciben los muros son horizontales o verticales y tienen la particularidad de que además de la función de cerramiento, en ocasiones pueden ser también estructurales. En general trabaja a compresión y necesitan continuidad y solidez de apoyo.

Los muros por su situación en el edificio se denominan:
-Muro de fachada. Muro exterior que aísla el edificio de la calle y situado según la dirección de la misma. Si da frente al patio de manzana, se denomina muro de patio de manzana.
-Muro de 1ª crujía. El primer muro que se encuentra paralelo al de fachada. El espacio que se encuentra comprendido entre los muros de fachada y de 1ª crujía se denomina 1ª crujía. El muro siguiente, de 2ª crujía y el espacio entre los muros de 1º crujía y 2º crujía se llama 2ª crujía.
-Muro de medianería. El muro común a dos edificios contiguos.
-Muro de patio. El que forma un patio interior de un edificio.
-Muro de caja de escalera. El muro que sirve de sustentación a la escalera. Atendiendo a su situación en altura, se denominan, muros de cimiento, muros de sótano, de planta baja, de planta 1ª, etc.

La finalidad del reconocimiento es comprobar si el cerramiento afectado es un tabique de separación o por el contrario es un muro de carga que forma parte de la estructura del edificio con el consiguiente riesgo para la edificación.  En los cerramientos de los edificios antiguos con estructura de entramado de madera, hay que tener especial precaución con los daños que se producen en la tabiquería ya que, aunque su propósito inicial es solo la de dividir espacios y no tienen una función estructural, debido al envejecimiento de la edificación, se da la circunstancia de que estas tabiquerías soportan cargas y se consideran parte de la estructura. 

OBRAS DE REFORMA
El reconocimiento de obras de reforma en el interior de locales, viviendas,… no son muy frecuentes y se suelen producir  a petición de Policía Local, debido a que en las inspecciones que realizan, observan, que en algunos casos se han suprimido cerramientos u otros elementos estructurales sin la correspondiente licencia ni dirección facultativa, que garantice que las obras se estén ejecutando según el proyecto. Situación que requiere la presencia de bomberos para una valoración estructural que descarte que no se han producido daños en la edificación.

GRIETAS EN EDIFICACIONES
La activación a los Servicios de Emergencia se produce para reconocer grietas en viviendas, ya que son las primeras manifestaciones de las lesiones en las edificaciones y su aparición genera alarma a sus moradores. Se denominan grietas cuando afectan a todo el espesor del elemento, sobre todo en los casos de obras de fábrica.

El objetivo de la actuación es verificar la estabilidad y solidez estructural, así como el estado de la edificación (ruina incipiente, ruina o ruina inminente) y que en su grado más avanzado puede ocasionar la no habitabilidad por el peligro de colapso.

La interpretación de las grietas en una edificación puede ser muy compleja, debido a que pueden ser varias las causas que estén actuando y en muchos de los casos deberemos de llevar un control de la progresión de las mismas por medio de fisurómetros o testigos de yeso con su fecha de colocación. 

RECONOCIMIENTOS EN EL EXTERIOR DE LAS EDIFICACIONES
Aleros y cornisas
La caída a la vía pública de elementos ornamentales y cornisas de las fachadas de los edificios representa un gran peligro para los transeúntes. No hay una sola causa que origine estos desprendimientos   si no que suele ser la suma de varios factores los que lo provocan; inclemencias meteorológicas, envejecimiento del material, falta de mantenimiento, canalones en mal estado, etc.  Para una correcta valoración del estado de estos elementos, suele ser necesario el empleo de autos escaleras automáticas (AEA) o autos brazos extensibles (ABE) para grandes alturas. Una vez se han retirado los elementos inestables y dependiendo del resultado del reconocimiento, se valorará que riesgo hay de que se puedan producir posteriores desprendimientos y que zonas se restringe al tránsito (por medio de vallas metálicas) hasta que se consolide y repare la zona afectada por parte de la propiedad.

Fachadas en mal estado
Los reconocimientos de fachadas son bastantes habituales en nuestras ciudades, principalmente por revocos en mal estado y la caída de algunos ladrillos de fachada, con más afectación según la orientación de la fachada. Por lo general, la mayoría de estas actuaciones no requieren de acciones urgentes de importancia, solo una reforma exterior por parte de la propiedad.

La finalidad de los reconocimientos en las fachadas es comprobar que no hay afectación estructural en el edificio. Para ello tendremos que reconocer tanto el interior como el exterior, esta última acción, por medio de AEA o ABE con el objetivo de verificar que no hay daños estructurales de importancia y que aquellos solo afectan al exterior de la edificación.
Aunque los SPEIS realizan más reconocimientos de los aquí expuestos, me he centrado en los que se llevan a cabo en las edificaciones, por ser los más habituales, pero a la vez los más complejos, ya que, aunque en la mayoría de los casos, estos reconocimientos son realizados correctamente por el jefe de la Intervención, en otras, para una adecuada valoración, se requiere de un técnico en estructuras.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn