• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Desde las intensas lluvias y fuertes vientos sufridos en el archipiélago y sur de Andalucía, a la espectacular nevada vivida en el centro peninsular. Si un desastre natural nos ha traído de cabeza a los servicios de emergencia en los últimos meses, a todos no viene a la cabeza la tormenta que se la bautizo con el nombre de filomena.

Si un desastre natural nos ha traído de cabeza a los servicios de emergencia en este mes de enero, a todos no viene a la cabeza la tormenta que se la bautizo con el nombre de Filomena. Esta borrasca Filomena ha atravesado la península del sur al norte, creando a su paso una serie de sucesos en los que ha sido necesario nuestra intervención. Desde las intensas lluvias acompañadas de fuertes vientos sufridos en el archipiélago y sur de Andalucía, a la espectacular nevada vivida en el centro peninsular.

CRONOLOGÍA DE LA BORRASCA FILOMENA
Día 8 enero: “Se emiten avisos de nivel rojo por nevada acumulada superior a 20 cm en 24 horas en zonas bajas de Madrid y de gran parte de Castilla-La Mancha, interior norte de la Comunidad Valenciana y valle medio y bajo del Ebro en Zaragoza, Teruel y Tarragona”.

Dia 9 de enero: “La gran nevada prevista afecta al centro y este de la Península, con espesores entre 20 y 50 cm. Los máximos se dan en Madrid capital y su entorno y en zonas altas de Castellón”.

Días 11 a 15 de enero Ola de Frio: “Durante estos días se produjeron temperaturas bajas y heladas generalizadas en gran parte de interior peninsular.”   

“Se registraron numerosas efemérides, entre las que destacan los -13.4? C registrados en Toledo (el anterior registro era -9.8? C), los -21.0? C de Teruel (antes -19? C) y los -21.3? C de Calamocha (antes -20? C en su actual emplazamiento), todos ellos el día 12.”

“Este día 12 fue el más frío de la ola. AEMET registró los valores de temperaturas mínimas más bajas: -26.5? C en Torremocha del Jiloca (Teruel), -25.4? C en Bello (Teruel) y -25.2? C en Molina de Aragón (Guadalajara).”

Datos obtenidos de la página oficial de AEMET del informe sobre episodio: Meteorológico de Fuertes Nevadas y Precipitaciones Ocasionadas por Borrasca Filomena y Posterior Ola de Frío.

Si esta profesión nos prepara para algo, es la de tener la capacidad para dar solución a situaciones inesperadas. La tormenta Filomena no pasara a la historia de no ser por la gran nevada acontecida en el centro peninsular. En esta ocasión el servicio de alertas de AEMET, nos pronosticó en la zona centro, entre las cotas de 500 y 700 metros de altura, unos espesores de entre 20 y 50 cm de nieve. AEMET acertó y los espesores se acercaron más a los 50 cm.

Con esta copiosa nevada podemos imaginarnos las dificultades que hemos parecido los servicios de emergencia para desarrollar nuestro trabajo en zonas urbanas. Pero no todo quedó ahí, Filomena tenía ganas de más y nos trajo una inusual bajada brusca de las temperaturas, que hizo de las ciudades nevadas auténticas pistas de patinaje haciendo casi imposible la circulación de nuestros vehículos. A esto hay que añadir una cantidad inmensa de árboles, ramas y todo tipo de objetos cruzados en las calles que hacía imposible la circulación.  Con estas condiciones, los servicios de emergencia de la zona centro de España hemos tenido que hacer frente a un alto número de intervenciones producidas por la tormenta, sin dejar de lado las atendidas habitualmente.  

           
OPERATIVIDAD DE NUESTRAS FLOTAS
Uno de los puntos que más tenemos que tener en cuenta a la hora de diseñar nuestra flota de vehículos es la operatividad. El significado de esta palabra lo deja bien claro “es la capacidad para realizar una función”. Si el servicio se presta mayoritariamente en zona urbana no tiene mucho sentido mantener una flota de vehículos 4x4 para una sola ocasión. Con un cambio rápido de estrategia a la hora hacer frente a estos infrecuentes fenómenos adversos, podemos prestar nuestro servicio. Todos tenemos vehículos más adaptados para todo tipo de terreno como los BRP, BFP o furgones equipados con tracciones 4x4. Este tipo de vehículos, aunque no son específicos para el uso urbano, equipándolo con otro material, pueden sacar adelante ocasionalmente las intervenciones que surjan sin mayor problema.

NEUMÁTICOS DE INVIERNO
El uso de neumáticos de invierno es poco habitual en nuestros vehículos y debería de ser algo imprescindible.  Este tipo de neumáticos M+S con el pictograma de los tres picos, están diseñados no solo para la nieve, sino que con lluvia también mejora su rendimiento ante uno convencional. Esta opción es más que aconsejable, ya que este tipo de neumáticos de invierno no incrementa de manera sustancial el precio de remplazo y nos garantiza una tracción que ni por asomo conseguiríamos con uno de verano.  En cuanto a su durabilidad por el uso que damos a nuestros vehículos no cambia con respecto a uno convencional.

Otra de las opciones disponibles es el uso de las cadenas en la que encontramos dos opciones; la cadena de nieve de acero y las textiles en sus diferentes variantes. Durante la borrasca Filomena el uso en la ciudad del modelo de acero ha sido puntual y nos ha creado más problemas que soluciones.  Los trayectos a los siniestros con calzadas totalmente transitables se mezclaban con algunos aún por limpiar. Esta mezcla en la calidad de las calzadas nos hace imposible llevar las cadenas instaladas ya que por operatividad llevarlas puestas nos limita totalmente la velocidad de circulación en zonas sin nieve o hielo. Otro problema es la velocidad máxima con la que se puede circular con ellas, trafico la marca en 30 km/h. Cuando la calzada está limpia y sobrepasamos esta velocidad lo más seguro es que deterioremos el neumático y además con toda seguridad romperemos las cadenas.  Otro de sus inconvenientes es su instalación. De ser necesario su uso en parte del recorrido, su montaje aumentaría desproporcionadamente nuestro tiempo de respuesta. En cuanto a las textiles como ventajas sobre las de acero podemos destacar su facilidad de montaje y su ligereza. Estas dos ventajas sobre las de acero, las hacen ser la mejor opción para equipar nuestros vehículos en momentos puntuales en los que las ruedas M+S por el estado de la calzada pierde su adherencia.  En el mercado encontramos modelos y tamaños para poder equipar nuestros neumáticos ya sean de diámetro 17.5, 19.5 o 22.5 pulgadas, que son los más habituales en nuestros camiones.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn