Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El traslado de pacientes en taxi se ha hecho habitual en algunas zonas de Cataluña para casos no urgentes.

Implantado a principios de año, el nuevo modelo de Transporte Sanitario de Cataluña ha vuelto a saltar a la palestra tras el fallecimiento por infarto, el pasado mes de junio, de un paciente que se dirigía en taxi a su sesión de diálisis en el Hospital Santa Creu de Tortosa (Tarragona). Si bien desde el departamento de Salud aseguran que el fallecimiento no ha estado relacionado por el sistema de transporte, se han elevado algunas voces de protesta por esta opción de transporte que no cuenta con medidas mínimas para responder a imprevistos, como desfibriladores o técnicos de transporte sanitario.

El traslado de pacientes en taxi se ha hecho habitual en algunas zonas de Cataluña para casos no urgentes, ya que las regiones sanitarias mantienen conciertos con el sector del taxi. Sin embargo su uso se ha incrementado en el último tiempo, en parte por los problemas surgidos en el servicio que ofrece el sistema de ambulancias de la región.

Por otra parte, los detractores de este sistema señalan que en un caso normal, si hay escasez de transporte la administración pide a las empresas concesionarias más ambulancias, pero en un caso así se traslada el servicio no ya a una empresa privada, sino que a unos vehículos no preparados para ofrecer un servicio de transporte sanitario.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn