Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El objetivo sería evitar el colapso y los retrasos que las ambulancias acumulan en momentos de mucho trabajo

A medida que el cuerpo de bomberos y los servicios de emergencia manejan un número cada vez mayor de llamadas al 911, las autoridades están examinando la posibilidad de aprovechar los taxis o coches de los conductores de Uber –así como de otras plataformas colaborativas- para el transporte tanto de enfermos a los centros asistenciales como de personal médico en los casos menos graves.

 

Tal como ha informado NBC Washington, el objetivo sería ahorrar recursos, ya que movilizar un vehículo particular es menos costoso que una ambulancia equipada), y tiempo del personal gubernamental (al tratarse de servicios prestados por particulares), al tiempo que se mejoraría en eficiencia, al liberar recursos para atender a las llamadas más urgentes.

 

Además, se está considerando incorporar enfermeras y personal sanitario al centro de llamadas 911, para evaluar mejor las necesidades médicas y de vehículos que plantean las llamadas, y poder utilizar así otros vehículos en los casos en los que no sea necesario trasladarse en ambulancia.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn