Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Entrevista a Antonio Marchesi Hércules de Solás, inspector adjunto operativo del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid.

Antonio Marchesi Hércules de Solás es el Inspector Adjunto Operativo del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid. Hoy en día ocupa este puesto de dirección adjunto al Jefe del Cuerpo; de él dependen directamente la Inspección de Extinción, la parte del Cuerpo que realiza el servicio de Atención a Siniestro diario: los parques, los camiones, los bomberos, el material, etc.

¿Cuál es el ámbito de actuación habitual de los bomberos del Ayuntamiento de Madrid?
Somos bomberos urbanos, el tipo de cuerpo de bomberos que se puede encontrar en cualquier gran ciudad, dedicados a las emergencias que surgen en el ámbito del término municipal. El rango de actividades es muy amplio, desde el rescate y salvamento de personas, bienes y semovientes en todo tipo de emergencias, a la resolución de situaciones de riesgocomo por ejemplo los daños en edificaciones o en el arbolado público y evidentemente a la extinción de incendios, objetivo primordial: incendios de interior, en la vía pública y en el extrarradio de pasto.

Háblenos de la labor del Cuerpo en el ámbito de la colaboración internacional
La asistencia a emergencias o catástrofes internacionales está hoy en día organizada a través de la ONU y la Unión Europea, son las dos vías en las que te puedes integrar en este tipo de ayudas. En el pasado, desde el Ayuntamiento de Madrid, sí que se ha asistido a diferentes terremotos con el grupo especializado de búsqueda y rescate en estructuras colapsadas, personal especializado en hundimientos de edificios y recuperación de víctimas, antes de que la ayuda internacional se organizara, pero hace años no se asiste ya que por ahora no tenemos las certificaciones necesarias. Conseguirlas es un objetivo a corto plazo, en diferentes especialidades, los trámites no están completados pero estamos en ello. Aun así, estamos a la disposición del Ministerio de Asuntos Exteriores, y a la de la Dirección General de Protección Civil del Ministerio del Interior, por si es necesaria nuestra ayuda en el ámbito nacional e internacional.

¿De cuántos vehículos se compone el parque y cuáles son sus principales características? ¿Edad media? ¿Marcas y modelos más habituales? ¿Carroceros?
Disponemos de 190 vehículos, de los cuales 122 son pesados y unos 68 ligeros, más 12 contenedores que no son vehículos en sí mismos. Además tenemos otros vehículos auxiliares, como remolques, y los vehículos históricos que componen nuestro museo. Una flota bastante compleja debido a que en un cuerpo de bomberos moderno se atienden múltiples intervenciones, como accidentes laborales, accidentes de tráfico, accidentes en excavaciones, incendios, aperturas de puertas, inundaciones en edificaciones y vías públicas, fuegos de pasto, consolidación de edificaciones, salvamento y rescate en hundimientos, salvamentos acuáticos, incidentes con mercancías peligrosas, atentados….

Todo esto hace que tengamos un parque de vehículos muy variado. Los de primera salida que son las bombas urbanas ligeras, bombas urbanas pesadas, bombas de pasto, desagües, emergencias, escalas y los coches de mando, que conforman nuestra flota básica al atender a las emergencias más comunes y a las más graves. Los vehículos de apoyo, de segunda salida, como son los tanques, los brazos articulados, vehículo de apeos, el avituallamiento, el centro de mando móvil y el electroventilador. Los vehículos especiales para emergencias que requieren material y personal muy especializado como el salvamento acuático, búsqueda y rescate en estructuras colapsadas y descontaminación, que se complementan con una serie de 12 contenedores transportados sobre 8 polibrazos dedicados a diferentes especialidades, como búsqueda y rescate en estructuras colapsadas, salvamento acuático, gran desagüe, agentes múltiples de extinción, recogida de hidrocarburos y emergencias NRBQ.

Los vehículos corresponden en su mayoría a Mercedes-Benz, ya que es una marca que cumple con nuestras exigencias, aunque la flota del Ayuntamiento también cuenta con vehículos de las marcas MAN, Scania, e Iveco. En el caso de vehículos de transporte de personal hay que destacar en furgonetas de nuevo Mercedes, en turismos las marcas Renault y Volvo y dos autobuses Iveco. La edad es fácil porque con el renting renovamos a finales de 2015 casi el 80% de toda la flota. Aunque tenemos algunos vehículos en propiedad como es el caso de los Volvo ranchera de transporte de personal que estaban en perfecto estado y nos quedamos con ellos, al igual que con los vehículos pesados que tenían menos de 10 o 12 años, dependiendo de los tipos.

Los principales carroceros son Iturri, Rosenbauer y Flomeyca en vehículos pesados, contratados por las empresas de renting que ganaron la licitación. Caso especial es el brazo aritculado de 70 metros, carrozado por Bronto Skylift, los autobuses, realizados por Cocentro (Iveco), el centro de mando móvil, transformado por Tecnove Security, y las furgonetas y furgones, transformados por Divisegur.

Una de las ventajas de una renovación tan profunda, ya que teníamos la flota muy envejecida y necesitábamos hacer una renovación así de drástica, es que hemos conseguido que la flota sea lo más uniforme posible. Nosotros tenemos 12 parques y cuanto más diversa sea la flota más difícil es que los conductores de los diferentes parques estén acostumbrados a manejar todos los chasis, cambios, etc. De esta manera se facilita la operatividad para poder asignar los vehículos a diferentes parques.

¿Tienen los vehículos en renting o propiedad? En el primer caso, ¿con quién suelen hacer las operaciones de renting?
En su mayoría, en renting. Nunca habíamos hecho una operación de renting, los vehículos siempre habían sido de propiedad, y en el 2012 se decidió hacer una gran renovación de flota y se optó por el renting. Ahora nuestra flota es mayoritariamente de renting, se realizaron los contratos divididos en diversos lotes, los correspondientes la mayoría de los vehículos de intervención Caixa Renting y el brazo articulado, furgonetas de transporte y autobuses Fraikin. Y para el futuro, a día de hoy, la intención del consistorio es licitar nuevos contratos de renting para aquellos vehículos que en el 2014 no tenían la edad prevista para renovar, pero que ya los han cumplido o lo harán próximamente.

¿Qué desafíos concretos plantea la gestión de una flota de vehículos de emergencia? ¿Y el mantenimiento?
La verdad es que es un problema complejo, evidentemente una flota de este tamaño y con esta diversidad de vehículos es muy difícil. Aproximadamente estamos hablando de 40 tipologías en toda la flota y de algunas sólo hay un vehículo. Esta diversidad a la hora de hacer un mantenimiento es un reto porque hay que involucrar a empresas distintas, las empresas del mantenimiento de los chasis no son las mismas que hacen el mantenimiento de los equipos fijos o de la superestructura, por ejemplo.

Nos convertimos en un cliente especial para empresas de las que no somos sus grandes clientes, que pertenecen al sector de la logística. Necesitamos rapidez en las reparaciones, servicio 24 horas, etc. Somos clientes muy exigentes y tenemos que relacionarnos con muchas empresas. Ahora con el renting como el mantenimiento va incluido, para nosotros se simplifica ya que tenemos un interlocutor de cada contratista que es el que se ocupa de ello, pero al final solamente estás derivando el problema ya que esa persona sigue teniendo que hablar con todas las marcas, carroceros y fabricantes de los equipos. Es un reto, los vehículos no se tratan con cariño durante las emergencias y aunque hacen pocos kilómetros son kilómetros de un uso muy poco cuidadoso porque el tipo de trabajo que hay que hacer es el que es. Los vehículos sufren muchos pequeños golpes, accidentes, averías, etc.

Más allá de tipologías… ¿qué características deben cumplir los vehículos que hay en su parque de bomberos?
Realmente un vehículo para un servicio de bomberos necesita una gran robustez mecánica, un diseño de chasis específico, tener un balance peso potencia muy bueno, y para un servicio de emergencias urbano son muy importantes las dimensiones. Nosotros lo queremos todo, queremos un vehículo con muchísima capacidad de carga, que pueda llevar mucho volumen de material, con el centro de gravedad bajo para una conducción segura en condiciones de emergencia, pero queremos que sean pequeños. Conjugar todo es difícil. Un punto muy importante también es el cambio, los cambios que suelen traer destinados al transporte por carretera no son óptimos, necesitamos un cambio especializado y automático; nosotros trabajamos en los últimos años con cajas Allison en muchos de nuestros vehículos, con resultados satisfactorios.

¿Responde la industria a las necesidades de los servicios de emergencia actuales?
Hoy en día nos enfrentamos con dificultades, porque aunque muchas marcas están desarrollando chasis especiales para bomberos, la base es la misma que para un vehículo de carretera, que muchas veces tiene particularidades completamente opuestas a nuestras necesidades.

Por ejemplo, ahora con la entrada del Euro 6 que los motores necesitan hacer regeneraciones de sus filtros de partículas, están programados de fábrica de tal manera que no son compatibles con nuestro trabajo, un camión no puede decidir de repente que va a regenerar el filtro de partículas porque te puede pillar en plena actividad y dejar de bombear agua, y eso no nos lo podemos permitir.

¿Qué hacen con los vehículos en propiedad cuando llegan al final de su vida útil?
Depende de la época han pasado diferentes cosas, se han donado vehículos y equipamientos a Latinoamérica o a lugares en conflicto como los cascos blancos de Siria, directamente o a través de ONGs como BUSF y es que un vehículo que es viejo para nosotros para ellos aún tiene una larga vida útil, nos alegramos poder darle ese final a los vehículos. Otros, porque acaban muy deteriorados, son achatarrados y se dan de baja directamente, otros pasan a formar parte de los fondos de nuestro museo. Y finalmente, en la operación de renting hemos utilizado como parte del pago también los vehículos sustituidos, que se han vendido al licitador.

¿Qué retos afronta el Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid de cara al futuro?
Además de la renovación de la flota, en los últimos años se hizo una renovación muy profunda del material que forma parte del equipamiento de los mismos, equipamiento que hay que terminar de poner en servicio. No es solo comprarlo, hay que formar al personal para que aprendan a utilizarlo y no es fácil transmitir la formación y la información necesaria a tanta gente distribuida en 6 turnos y 12 parques.

Una vez que tengamos completada esta tarea, habrá que volver a iniciar el proceso. Hay cosas que hemos comprado hace tres años y el mercado ya ofrece otras alternativas, vamos un poco más despacio que el mercado. Lo primero es renovar nuestro equipamiento individual, cascos y vestuario, que fue lo primero que se modernizó, al inicio de la década.

La mejora de la logística interna completando la implantación de sistemas informáticos de control de almacén y distribución de equipos, con la construcción de un nuevo taller y almacén es otra necesidad acuciante.

En estos dos últimos años se han reactivado las oposiciones de promoción interna y las de nuevo ingreso, para poder equilibrar y completar nuestra plantilla, lo que significa llevar adelante numerosos procesos selectivos de manera simultánea.

Otro reto al que nos enfrentamos es la expansión, hay barrios que no tienen los mismos tiempos respuesta que el resto de la ciudad y llevamos mucho tiempo intentando cubrir esta circunstancia; esperemos que se puedan abrir en los próximos años tres nuevos parques, en el Ensanche de Vallecas, en Vicálvaro y en el barrio de Barajas. Además de la construcción de las instalaciones, implica una ampliación de plantilla y medios materiales para poder ponerlos en servicio.

Por último, es importante la integración de la prevención de los riesgos laborales en todas nuestras actividades, aunque evidentemente la seguridad es algo que siempre ha estado en mente de la organización y los trabajadores. La aplicación de la PRL tal y como se realiza en otros sectores no es directamente trasladable a las intervenciones de bomberos; estamos en ello. Los avances son lentos pero creo que estamos en el buen camino.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn