Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Organizado por la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB), Fundación Mapfre y el Ayuntamiento de Oviedo, el Congreso se celebra en el Palacio de Congresos de la capital del Principado entre el 17 y el 19 de mayo.

Coordinación entre los distintos actores que intervienen en situaciones de emergencia: En esa frase podría resumirse uno de los grandes aprendizajes que deja la primera jornada del Congreso Internacional de Prevención y Emergencias CIPE 17, evento que –como no podía ser de otra manera- está reuniendo en Oviedo a bomberos, policías, autoridades militares, sanitarios y demás especialistas relacionados con sucesos de gran impacto.

Con una marcada vocación internacional y formativa, el congreso de este año se centra en la prevención ante situaciones de emergencia y catástrofe, sirviendo de foro para el intercambio de conocimientos y experiencias en incendios, terremotos, inundaciones o atentados terroristas, a la vez que ofrece un escaparate a los últimos desarrollos en vehículos, equipamiento y demás elementos de seguridad.

“El CIPE quiere ser más que un grupo de especialistas exponiendo su trabajo y sus riesgos”, explicó Carlos Novillo, presidente de la APTB, durante la inauguración de la primera jornada de congreso. “Por eso a partir de ahora tocaremos temas de actualidad, porque nuestro objetivo es que todos aprendan de todos para poder mejorar desde la colaboración y el conocimiento mutuo de las experiencias”.

Por su parte Francisco Javier Soto Suero, director general territorial de Mapfre España, explicó la labor de la Fundación Mapfre, entidad que realiza actividades relacionadas con la prevención y la seguridad. En este marco se elaboró el primer estudio sobre víctimas de incendios, “sin que exista hasta ahora un estudio similar”. Ya en su sexta edición, está siendo replicado en 10 países latinoamericanos gracias a una estrecha colaboración mantenida con sus servicios de bomberos.

A continuación tomó la palabra el alcalde de Oviedo, Wenceslao López Martínez, quien expresó su seguridad de que el congreso de la APTB “va a redundar en una mayor información y coordinación de todos los servicios”. “La gestión de las emergencias es un reto que cada día se hace más complejo, requiriendo un reciclaje constante, una puesta al día permanente y una formación continuada de los profesionales de las emergencias”, reflexionó. Asimismo, tuvo palabras de agradecimiento para la labor de dichos profesionales, la que requiere “vocación, formación y valentía”.

Pablo Muñoz, periodista de sucesos: “Tenemos que convertirnos en aliados”.

El periodista de sucesos Pablo Muñoz, presentado como “una autoridad en emergencias y sucesos” por el director-gerente de APTB, Gabriel Muñoz, ofreció la ponencia inaugural del congreso. Basándose en sus experiencias en eventos tan significativos como el 11 M, el accidente de Barajas o el tsunami del Pacífico, Muñoz afirmó que “la respuesta en las grandes catástrofes es probablemente un indicativo que marca la fortaleza de un país”.

En lo que respecta a España, “estamos llegando a unos niveles de respuesta absolutamente elevados, a un nivel de excelencia que es reconocido en todo el mundo”, indicó el periodista. “Sin duda todos los equipos de seguridad y emergencia, en su conjunto, han mejorado su preparación y prestaciones en los últimos años”, continuó, destacando la labor de la Unidad Militar de Emergencias (UME) como “un ejemplo de dar respuesta en tiempo récord a las necesidades de la sociedad”. Asimismo, Muñoz alabó la actuación de los militares en el desastre del Prestige: “Vi como esos hombres y mujeres, al movilizarse a la zona, dieron una lección de organización de las labores de limpieza en tiempo récord, de forma ordenada, eficaz y con los recursos necesarios”, resumió.

En cuanto a la misión de los periodistas frente a estos accidentes o tragedias, resaltó la necesidad de que también ellos estén “absolutamente coordinados” con los servicios de emergencias, ya que “sólo así se podrá entregar información veraz al resto de la sociedad”. “Somos actores de esa misma realidad, de ese mismo escenario de crisis, y deberíamos también ser cómplices”, invitó a los oyentes, recordando que “una mala información en una situación de crisis aumenta el caos”. En cambio, “una información ágil, seria y basada en datos reales contribuye a tranquilizar a la población”. “Es, por lo tanto, absolutamente clave que haya unos canales de comunicación abiertos y claros y que todo el mundo conozca las reglas del juego para que se pueda trasladar la información correctamente a los ciudadanos”, advirtió. “No tengan miedo a los periodistas. No somos sus enemigos. Somos intermediarios con la sociedad y estamos allí en un momento en que todos necesitan información rápida y veraz. Confíen en los periodistas serios, trabajen con ellos, ayúdenles y el beneficio para la sociedad y para ustedes mismos será inmediato”, invitó, no sin antes reconocer que “en un escenario de crisis un periodista puede ser una persona incómoda”. Por ello propuso que las autoridades designen personas para que atiendan a los medios y les transmitan información ágil y veraz.

“Mi mensaje es claro”, concluyó Muñoz: “Tenemos que convertirnos en aliados. Y creo que la interlocución tiene que ser directa, ya que cuantos menos intermediarios haya entre emisor y receptor, menos malentendidos y mayor calidad de la información para beneficio de la sociedad”.

Más información:
Mesa 'Emergencias y terrorismo'.
Mesa 'Equipos de intervención ante riesgos tecnológicos'.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn