Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Con el objetivo de ofrecer “una fotografía de la situación de la sanidad en relación con el transporte sanitario, y por lo tanto de las empresas de ambulancias en la Comunidad Valenciana, Miguel Alberola, de la Conselleria de Sanidad, detalló las peculiaridades organizativas de un territorio en el que “la administración hace más falta de lo que todos creemos”.

La Comunidad Valenciana en cifras

Con una superficie de 23.255 km2 y un PIB que representa más del 10% del total nacional, la Comunidad Valenciana, “cuarta economía del país si se separa comunidad a comunidad”, presenta una particularidad: Tiene más del doble de densidad de población que el resto del país, a lo que se suma una concentración de habitantes en las zonas del litoral –Valencia, Alicante, Elche-, lo que ha afectado la distribución de determinados servicios.

“Como somos tantos –detalló Alberola-, necesitamos mucha gente que nos atienda desde el punto de vista sanitario, hasta el punto de que más de 60.000 personas se dedican a cuidar de la sanidad de toda la Comunidad. Y más del 10% de esas 60.000 personas son gestionadas de manera directa a través de concesiones administrativas, con lo que hablamos de una de las fórmulas más experimentadas en la relación público-privada”.

Insistiendo en que “somos muchos”, Alberola explicó que “tenemos una cartera de servicios que, poco a poco, es cada vez más amplia. No nos limitamos a transportar pacientes, sino que ofrecemos todo un abanico de posibilidades a los ciudadanos. En relación con el transporte, podemos citar la visita urgente domiciliaria, el transporte sanitario primario o secundario, los trasplantes… Ahora, la dispersión geográfica hace que las unidades, que ya son muy numerosas, vengan reguladas a través de los centros de coordinación de los que disponemos (tres de ámbito territorial)”.

A la hora de hablar de los profesionales que se dedican a las emergencias sanitarias, “una diferencia importante con otras comunidades es que el 100% de los médicos y enfermeros dependen en su gestión de la empresa pública, de la Conselleria. Por el contrario, sólo el 8 o 10% de los técnicos son personal propio de la Conselleria, el resto lo son se las empresas que se dedican al transporte”.

En cuanto a la tasa de ambulancias, nuevamente nos encontramos con una situación peculiar: Mientras que en ambulancias convencionales la tasa está bastante por encima del promedio del sistema nacional de salud -6,7 ambulancias por cada 100.000 habitantes frente a un 5,5 del sistema nacional de salud-, cuando especializamos las ambulancias descubrimos que esa tendencia se invierte, y si en el estado español el promedio es de 2,4 unidades de soporte vital básico por cada 100.000 habitantes, los valencianos tienen una tasa del 1,6%. Y si hablamos de soporte vital avanzado, la proporción disminuye más aún: Hay 1,3 por cada 100.000 habitantes en España, mientras que en la Comunidad Valenciana disponen de un 0,8. Esta situación, para Alberola, podría tener que ver “con que la partida del PIB de la Comunidad que se destina al sector de sanidad está muy por debajo de la media nacional: estamos en un 5,8% del PIB mientras que en el resto del Estado el promedio es del 6,3%”.

Situación actual

La Comunidad sigue regida por un pliego que se firmó en el año 2013, quedando en la actualidad pocos días para que se presenten las ofertas para el nuevo pliego, el que ha tenido en cuenta “muchas de las opiniones que recibimos al respecto”, ya que “nos ilustran respecto a cuál debe ser este modelo o este tipo de relación que parece que está muy clara, pero que al llevarla a la letra pequeña siempre termina mostrando facetas desconocidas”.

Sin embargo, Miguel Alberola recordó a los asistentes que “finalmente son los políticos los que deciden”, ya que “nosotros somos más sus asesores que otra cosa”. “Ahora –insistió-, no penséis que hay buenos o hay malos. Hay visiones o formas de entender cómo debe ser la realidad”.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn