Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Manuel Rujas, sargento conductor del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, prueba una autobomba nodriza pesada MAN-Rosenbauer para SERVICIOS DE EMERGENCIA.

La necesidad de agua en incendios de gran envergadura es un problema para los SEIS. No disponer en la zona del siniestro de abastecimiento de agua por medio de hidrantes o depósitos nos obliga a autoabastecernos por nuestros propios medios. Cuando ocurre esto es cuando entra en escena nuestro camión seleccionado. Hemos elegido el camión que, por sus cualidades de capacidad de transporte, potencia, agilidad y acabados, nos ha gustado más. El tándem MAN-Rosenbauer deja el listón muy alto en esta BNP con una capacidad de transporte de agua de 12.000 litros.

Motor

MAN equipa esta autobomba nodriza con su motor modelo D26. La arquitectura de este motor es lineal de 6 cilindros y su cubicaje es de 12.400 cm³. Monta culata de tipo monoblok con árbol de levas en cabeza y dispone de cuatro válvulas por cilindro. Los datos de este motor D26 impresionan, ya que obtenemos una potencia de 480 cv a 1.800 rpm y contamos con un par motor de 2.300 Nm desde las 930 a las 1.400 rpm. Con estos datos nos damos cuenta de la gran potencia disponible para hacer frente a las 26 t. de MMA que admite esta autobomba nodriza. Para obtener estas prestaciones este motor está equipado con un sistema de inyección Common Rail de alta presión.

MAN también utiliza la tecnología biturbo en este motor, montando turbocompresores en serie de dos etapas. Además, cada uno de ellos dispone de un intercambiador independiente y refrigerado por agua.

La caja de cambios en los vehículos de extinción es uno de los principales puntos de conflicto entre los bomberos/conductores. MAN pone fin este problema gracias a la incorporación de su caja automatizada TipMatic ZF12AS2330DD. Esta caja de cambios MAN es un modelo al uso en todo tipo de camiones de larga distancia, pero se acopla perfectamente al trabajo que ha de realizar en este tipo de servicio. Esta caja de cambios TipMatic es rápida y precisa en los cambios y además, mediante el mando situado a la derecha de la caña del volante, podemos utilizarla en modo secuencial. La activación se realiza mediante una ruleta situada a la derecha del bombero/conductor, en la que se puede elegir entre varios modos de conducción. Cabe destacar la incorporación del programa “DS”, que es específico para los SEIS. Este modo de conducción de la caja TipMatic prioriza la aceleración, la velocidad del cambio y, por último, nos aumenta el rango de revoluciones del motor.

Para cumplir la norma EURO 6 MAN monta en este motor D26 una EGR refrigerada por agua. El postratamiento se realiza mediante una reducción catalítica selectiva (SCR) y filtro de partículas (DPF/CRT).

La cabina

La elección de una cabina apropiada para realizar el trabajo de los servicios de extinción de incendios es siempre un quebradero de cabeza. MAN utiliza para este tanque nodriza su modelo M. Con unas medidas interiores de 2.240 mm de ancho por 1.880 de largo, en su interior se dispone de más de 4m³ de volumen. Esta cabina M está diseñada para una ocupación máxima de tres bomberos. Los asientos son individuales y la ubicación del central es sobre el túnel motor de 28 cm, existente en este modelo de cabina. Para nuestro gusto, el espacio disponible en este asiento central es algo justo para las piernas. Para la colocación de los EPIs dispone de suficiente espacio detrás de los asientos. Los equipos ERA están ubicados fuera de la cabina y, como resultado, se incrementan el confort y el espacio disponible en su interior. Para acceder a esta cabina tenemos que ascender tres peldaños, no podemos olvidar que este camión es para 26 toneladas y, como consecuencia, el chasis es más alto que el de un camión de bomberos tipo.

En cuanto a los interiores, no difiere mucho de una cabina MAN modelo M comercializada para uso de transporte. La única diferencia visible es la incorporación de chapa de refuerzo tipo damero en suelo y túnel motor.

Chasis

El chasis de este camión MAN es una de las partes más logradas. Este chasis reparte sus 26 T. de MMA en tres ejes. Pensaremos que como todos, pues no. Este chasis MAN tiene la peculiaridad de equipar, además del eje direccional delantero, otro eje direccional trasero simple. La suspensión del eje delantero es por medio de ballestas parabólicas y está preparado para soportar una carga de 9 T. En cuanto al eje de tracción, es doble y está equipado con suspensión neumática. Su capacidad de carga es de 11,5 T.

Como hemos comentado anteriormente, el tercer eje es el más especial de este vehículo. Además de ser direccional, es elevable y soporta 7,5 T. Este tercer eje es una de las maravillas que nos ofrece este chasis MAN. Gracias al eje direccional, este camión de 26 T. se maneja como si se tratara de un camión de dos ejes. Dicho sistema nos facilita considerablemente la circulación en un medio tan exigente como es la ciudad, en la que los trazados de las calles nos obligan a realizar constantes giros y maniobras. Para hacernos una idea este eje mejora aproximadamente dos metros un giro con respecto a un camión con eje trasero portante no direccional.

Por otro lado también ganamos en ligereza gracias a que nos quitamos un sobrepeso de 660 kilos. Tampoco hay que olvidarse de que este tipo de ejes nos ayuda a optimizar los neumáticos traseros, ya que sufren un menor desgaste.

Superestructura

La superestructura corre a cargo del carrocero Rosenbauer, que utiliza su sistema CBS para dotar a esta carrocería de estándares de calidad muy superiores a otros carroceros. Además ofrece gran flexibilidad para poder instalar los elementos de soportaría, ya que dejan de ser estructurales.

Rosenbauer crea dos partes bien diferenciadas en este carrozado. El primer módulo tiene una doble función: Además de ser el depósito de agua, hace la función de lateral del carrozado. El segundo módulo, que se encuentra en la parte trasera del vehículo, consiste en un armario con acceso por tres caras. Para el módulo principal de este vehículo, ya que es una autobomba nodriza, Rosenbauer utiliza en su construcción plástico reforzado con fibra de vidrio. Este material, además de su ligereza, es resistente a la corrosión del agua y del espumógeno. En su interior se disponen de tabiques separadores rompeolas, tanto en su eje longitudinal como transversal. Estos tabiques son desmontables para poder realizar el mantenimiento oportuno de la cisterna.

En el fondo de la cisterna Rosenbauer monta un sistema antivórtice, consistente en un plato que impide la entrada de aire a la bomba de impulsión. En la parte superior de la cisterna disponemos de dos bocas, una denominada de hombre con un diámetro de 500 mm. de diámetro en color verde y con sistema de apertura y cierre rápido, y una segunda boca de 200 mm. De diámetro en color amarillo, que da servicio al depósito de espumógeno. Como en el caso anterior, este segundo deposito se encuentra adosado al principal y su construcción es del mismo material.

El segundo módulo de la carrocería está totalmente independizado y por su ubicación hace funciones de armario. En el encontramos todos los elementos hidráulicos y el equipamiento de dotación de este vehículo contra incendios.

El cierre de estos armarios se realiza por medio de persianas de aluminio totalmente estancas. La apertura y cierre de las persianas enrollables es por medio del sistema barlock de barra articulada y fijaciones en los extremos. Este sistema de barra es realmente cómodo y nos facilita la apertura y cierre de los armarios.

La fijación de ambos módulos; depósito y armario, se realiza por medios de un falso bastidor con apoyos elásticos (silentblocks) que consiguen aislar las posibles deformaciones producidas en el chasis.

Bomba hidráulica

Los datos hidráulicos no pueden ser más imponentes en este vehículo, tratándose de un tanque nodriza. Rosenbauer es el encargado de equiparlo con una bomba propia de la casa. Su denominación comercial es NH-55. Esta serie NH tiene como características principales trabajar en baja y alta presión, lo que se denomina combinada. En su interior, esta bomba NH-55 tiene dos etapas totalmente diferenciadas. La de baja presión monta un solo rodete y es capaz de ofrecernos un caudal sorprendente de 5.500 l/min. a una presión de 10 bar. Para la etapa de alta, Rosenbauer monta cuatro rodetes con capacidad de entrega 400 l/min. a 40 bar.

Las bocas de salida disponibles en esta bomba NH-55 son seis, cuatro en baja presión y dos en alta. Los diámetros disponibles en las salidas de baja son dos para 70 mm. y dos para 45 mm. En alta nos encontramos con dos salidas, una de ellas equipada con un sistema de pronto socorro de 40 metros de manguera tipo semirrígida y, de 25 mm. de diámetro. La otra salida disponible en alta es de 45 mm. de diámetro.

Esta bomba NH-55, además de sus excelentes prestaciones hidráulicas, viene equipada con un sistema de control electrónico de presión en punta de lanza denominado por Rosenbauer DRE. Este sistema es capaz de mantener una presión constante con independencia del caudal requerido, lo que permite eliminar al operador de la bomba hidráulica una vez puesta en marcha.

Para terminar con los elementos de extinción que equipa está autobomba nodriza, no podíamos olvidarnos del efectivo monitor que lleva instalada en la parte superior de la cabina. El fabricante, como en el caso de la bomba hidráulica en Rosenbauer, monta su modelo RM25C, que nos proporciona un caudal máximo de 3.000 l/min. con un alcance de 70 metros. Su control se realiza de manera intuitiva desde interior del vehículo por medio de un joystick que se encuentra en la parte central del salpicadero.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn