Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Ponente del Congreso de ACVEA, Antonio Montero ofreció un vistazo a los últimos 12 años de trayectoria del transporte sanitario, analizando los principales cambios y la realidad actual, con sus nuevos modelos de empresa. Por su gran interés, SERVICIOS DE EMERGENCIA les ofrece un completo informe de la presentación.

"No hay ningún sector que 12 años después se parezca a lo que fue". Con esas palabras arrancó la ponencia de Antonio Montero durante el congreso del 30° Aniversario de ACVEA, centrada en la situación económica del transporte sanitario en España, el que ha experimentado profundos cambios desde la publicación del Libro Blanco en 2005.

Pero así como prácticamente todos los sectores han atravesado un 'via crucis' en los últimos años, el del transporte sanitario ha seguido derroteros muy propios, al sufrir de forma particular el cambio en la forma de actuar de las administraciones públicas. "Y como éstas siguen siendo el principal cliente de las empresas de transporte sanitario, todo ello ha tenido un impacto  notable en el sector", resumió Montero.

Dejando claro que “lo de 2005 ya no sirve, excepto como punto de referencia”, el ponente explicó que los cambios en la demanda –“lo que las administraciones públicas nos reclaman”- han hecho que el transporte sanitario se transforme, adaptándose a este nuevo escenario. Y en este trayecto “el sector ha perdido peso”, continuó, pero recordando que existen dos maneras de hacerlo: “¿habéis perdido grasa o músculo?”, preguntó a la audiencia.

El salto de los últimos 12 años

Mientras que en 2005 los vehículos y el despliegue de medios tenían mucho peso en los criterios de adjudicación –llegando incluso a abarcar el 50% de la puntuación-, nos hemos ido desplazando hacia un sistema en el que el peso de la oferta económica es cada vez más marcado. Y siendo las administraciones públicas el principal cliente, “al optar por determinada fórmula van a condicionar en gran medida cómo se hacen las cosas”.

Así, por ejemplo, en los pliegos de Madrid de 2015 un 90% de los criterios de adjudicación tienen que ver con la oferta económica. Es decir “me tienes que dar lo que yo te pido”, puntualizó Montero. Y si bien en otras comunidades autónomas el porcentaje puede no ser tan alto, ha crecido considerablemente. El panorama, por tanto, es compartido: “Lo que se quiere hoy es una oferta de servicios a un precio limitado, y una oferta que en la mayor parte de los casos ya viene predefinida. Las administraciones van a precio, con fórmulas matemáticas. El margen para la discrecionalidad es cada vez más escaso”. Y como es evidente, “una oferta más baja requiere unos costes más reducidos”.

Un sector cada vez más concentrado

¿Y cómo contrarresta la oferta esta situación? En 2005 teníamos un sector fragmentado, con tendencia a la concentración, “a caballo” entre el transporte y la sanidad y poco diversificado. Hoy, en cambio, tenemos un sector cada vez más concentrado, en el que conviven empresas no diversificadas junto a grandes compañías que sí lo están.

En el Libro Blanco se hablaba de 285 empresas de transporte sanitario. Los datos relativos a 2015 –base de datos SABI– hablan de 133 empresas activas. Y “pasar de 285 a 133 significa concentrarse”, puntualizó Montero. Es decir, “hablamos de menos empresas de mayor tamaño”, llegando incluso a haber provincias en las que no reside ninguna empresa en activo que declare la actividad de transporte sanitario”.

Por otra parte, en 2005 sólo cinco empresas tenían más de 100 empleados, mientras que la empresa media del sector tenía una cifra de negocios inferior a 1,2 millones de euros, 25 empleados y cinco vehículos. En cambio, en 2015 tenemos una empresa media que supera los 2,4 millones de euros de cifra de negocios, entre 25 y 40 empleados y una flota de ocho vehículos, habiendo 19 empresas que tienen más de 100 empleados. Y más aún: El top 5 de las empresas del sector aglutina el 48,8% del volumen de negocio del sector, y nueve grandes empresas facturan más de 10 millones de euros.

Empresas no diversificadas junto a grandes compañías diversificadas

Resulta indudable entonces que “el retrato robot de las empresas de transporte sanitario ha cambiado… o por lo menos hay varios retratos alternativos”, matizó Montero.

En 2005 la declaración de actividad principal de las empresas de transporte sanitario se sitúa entre el transporte y la sanidad, con empresas poco diversificadas (y cuando lo están es de manera relacionada, hacia actividades cercanas). Actualmente, aunque la mayoría de las declaraciones de actividad se ciñan más a actividades sanitarias que a transporte, para Montero “la diversificación aparece cuando rascas y analizas la propiedad de dichas empresas”, observándose en muchos casos diversificaciones desde otros sectores. Y con ello “el sector ha pasado a ser más estratégico por las sinergias que pueda tener con otros sectores de actividad”.

La estructura de propiedad y participación accionarial refleja la entrada clave en la actividad de dos sectores principalmente: capital riesgo y construcción, infraestructuras y servicios. Se trata de organizaciones con un importante músculo financiero, “muy prestas a competir y en un entorno que pide competir”, y con presencia en actividades complementarias.

Modelos de empresa

La nueva realidad que vive el sector nos permite retratar tres modelos de empresa:
- Las grandes empresas diversificadas, provenientes de otros sectores
- Los campeones provinciales, empresas especializadas en la prestación de servicios de transporte sanitario que han conseguido convertirse en el agente de referencia en una determinada zona geográfica tras un proceso de concentración –incluso más allá de su provincia-.
- Las microempresas, empresas de tamaño pequeño o muy pequeño que realizan una determinada prestación o consiguen la adjudicación de una determinada zona, ya sea a través de concursos pequeños o colaboraciones con otras empresas.

Conclusiones

El entorno del transporte sanitario ha cambiado de forma drástica, con lo que, a juicio de Montero, “el sector necesita como el comer otro Libro Blanco”. O al menos “un análisis serio y profundo de ciertas cosas, porque el campo de juego no es el mismo”: La crisis económica ha presionado a las administraciones a una gestión más eficiente de los recursos públicos, lo que se asocia generalmente con un recorte, o al menos un control de los gastos en diferentes partidas. Y “en nuestro caso –advirtió- se trata de controlar el coste que tiene el transporte sanitario”.

Finalmente, Montero insistió en que los cambios en la demanda suponen necesariamente un cambio en la oferta. En el caso del transporte sanitario, “el entorno antiguo requería tres cosas, tres Cs: calidad –cumplir con los requerimientos–, colaboración –entre las empresas del sector– y confianza –porque sin confianza no ha colaboración”.  “Ahora sigue requiriendo tres Cs, pero que han cambiado: concentración, colaboración y competencia. Y una competencia que es más dura y más intensa. Dos reflexiones finales nos quedan entonces: “No se puede negar esta nueva realidad” y “en ella debemos ir de la mano de otros”. 

Exposición comercial

Durante el evento de ACVEA se celebró asimismo una pequeña exposición comercial, tanto en el interior como en el exterior del hotel, en la que participaron carroceros, fabricantes e industria auxiliar. La revista SERVICIOS DE EMERGENCIA se repartió entre los asociados en la zona interior.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn