Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Los postulantes han debido superar más de 1.000 horas de formación en salvamento, rescates y extinción de incendios para ser bomberos.

Tras cinco años sin nuevas incorporaciones, Navarra ha puesto fin a su ‘sequía’ de bomberos con la incorporación de 30 nuevos profesionales que han concluido el curso básico de ingreso en el Servicio de Bomberos de Navarra-Nafarroako Suhiltzaileak. Una formación de 1.080 horas a lo largo de casi nueve meses impartida en la Escuela de Seguridad y Emergencias de Navarra y clausurada a fines de la semana pasada por la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, Mª José Beaumont.

Cerca de la mitad de la formación ha sido teórica y la otra mitad práctica, tanto en simulacros con puestas de escena reales como en los parques de bomberos, donde han desarrollado, bajo la supervisión de un mando o de personal sanitario, las mismas funciones que el resto de efectivos en intervenciones, maniobras o mantenimiento y limpieza de vehículos, materiales e instalaciones.

Tras un lustro sin impartir este curso, al no haberse convocado en ese tiempo oposiciones de bomberos, la Escuela de Seguridad y Emergencias y el Servicio de Bomberos han actualizado el plan de formación para adaptarlo a las intervenciones que se realizan hoy día en un parque. Así, se han incrementado las horas dedicadas a la formación sanitaria y las relacionadas con la extinción de incendios forestales, debido al aumento del trabajo realizado con las quemas preventivas de pastizales. Además, se han incluido nuevas asignaturas sobre intervenciones en aerogeneradores, con animales, o en estructuras colapsadas, así como un aumento de la carga lectiva en conducción, riesgo eléctrico y rescate en altura.

A esta formación se suma haber superado un proceso selectivo con pruebas teóricas, físicas y psicotécnicas, en el que participaron 578 aspirantes de un total de 849 personas admitidas. Estos 30 nuevos bomberos terminaron los primeros. Fueron quienes demostraron tener más conocimientos sobre cuestiones técnicas, salvamento, extinción de incendios, geografía de Navarra o legislación; y quienes más repeticiones alcanzaron en las pruebas de levantamiento de peso, más rápido nadaron 100 metros, más tiempo mantuvieron el equilibrio en contra de la gravedad o menos segundos emplearon para trepar cinco metros por una cuerda, entre otros logros físicos.

Operativos a final de mes

Estos efectivos estarán operativos en sus plazas durante la última semana de este mes, una vez finalicen los trámites administrativos de la convocatoria de oposición. Se prevé que hasta final de año presten su servicio en dos parques, uno en la zona de Pamplona (Cordovilla o Trinitarios) y otro de carácter comarcal en Estella-Lizarra, Navascués, Oronoz y Tafalla.

Estas 30 plazas son las primeras del centenar previstas hasta 2019. Actualmente se encuentra en marcha una nueva oposición de 15 plazas de bomberos y bomberas. Además, las ofertas públicas de empleo del Gobierno de Navarra para los próximos tres años incluirán otras 55 nuevas plazas, según se desprende del reciente acuerdo alcanzado por el Departamento de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia y la mayoría sindical de la Mesa Sectorial de Bomberos y Protección Civil, que ha sido ratificado esta semana por el Ejecutivo foral.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn