Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

En este texto Manuel Rujas, sargento conductor de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, analiza las 'claves del éxito' al emprender una renovación de flota.

Decantarse por un vehículo u otro a la hora de renovar la flota y adquirir un nuevo aliado en la lucha contra incendios no es un tema menor. No olvidemos que esta compra por parte de una administración requiere una inversión muy importante de dinero público y hay que intentar que el vehículo elegido pueda soportar el desgaste al que se lo va a someter a lo largo del periodo de amortización que tenga establecido.

Chasis cabina

La elección de un buen chasis cabina es clave, es la base desde la que arranca nuestro proyecto. Creo que no se le da la importancia necesaria, ya sea por desconocimiento de esta parte integrante del vehículo, que es muy específica, o por culpa de no organizar un grupo heterogéneo y multidisciplinar de profesionales que colaboren en esta elección.
La legislación, tanto española como europea, por medio de las Normas UNE y EN respectivamente, marca un punto de partida para que los fabricantes de chasis cabina presenten un producto con un mínimo de características necesarias para realizar nuestra actividad. Pero además los SPEIS deben trabajar en conseguir un chasis cabina que se adecue a las “necesidades” de la zona en la que quiere que el vehículo realice su cometido. No es igual un BUL que desempeñe su trabajo en Toledo que otro que lo haga en Albacete.
Lo que sí es indiscutible es que el mínimo que establece la norma debe cumplirse. De aquí hacia delante hay un campo muy extenso en el que podemos trabajar para mejorar las características de nuestro chasis cabina y adecuarlo a la zona donde queremos que realice su cometido. Lo mejor es intentar adecuar un vehículo a la zona más complicada, porque de esta manera nos aseguramos de que nos valga para el resto de la ciudad.

Cadena cinemática

Los distintos fabricantes nos ofrecen infinidad de posibilidades para ajustar a nuestras necesidades la cadena cinemática. Desde la elección del motor a la del ratio del diferencial trasero del vehículo, estos elementos deben ser tratados con el máximo rigor. No vale disponer de mucha potencia si después tenemos una desmultiplicación que no es la adecuada en el eje trasero. O viceversa, poca potencia y un grupo trasero largo, por poner un ejemplo. Siempre hay que hacer un trabajo previo para saber cuál es la mejor cadena cinemática que se ajusta a nuestro lugar de trabajo. Hay que tener en cuenta aspectos como si hacemos muchas salidas a carretera o simplemente desarrollamos el trabajo en una parte muy concreta de la ciudad.

Motor

¿Qué potencia de motor es la que más nos conviene? Esta es una pregunta difícil de contestar. Un fabricante tipo para su línea de chasis cabina con referencia fire suele disponer de toda su gama de motores. Para la elección de la potencia muchas veces se tienen en cuenta más los motivos económicos que los de seguridad. Sin embargo, todo en un vehículo pesado va proporcionado: A mayor potencia del motor, mayor seguridad activa del vehículo, es decir, mejoramos todas las prestaciones. De esta manera disponemos de mayor potencia de frenado, igual como mejoramos la suspensión y el resto de características activas. El sobredimensionado del camión nos proporciona, por estos motivos, mayor seguridad activa a todos los ocupantes del camión, así como al resto de usuarios de la vía.
La norma UNE fija unos mínimos de potencia obligatorios para cada vehículo contra-incendios según su clasificación. Pero es sabido que estos mínimos son hoy ampliamente superados por algunos fabricantes. Esto, en parte, es gracias al uso de las nuevas tecnologías aplicadas a los motores de combustión interna. Con ellas se consigue incrementar considerablemente la potencia desarrollada por estos modernos propulsores.

Caja de cambios

Acá nos encontramos con el eterno dilema: Qué caja de cambios elijo para equipar el camión. Actualmente el mercado dispone de infinidad de posibilidades para equipar nuestro vehículo. Los fabricantes de camiones nos ofrecen desde cajas de cambios manuales a transmisiones totalmente automáticas, sin olvidarnos de las automatizadas, que es el sistema de transmisión que está ganando más cuota de mercado en el mundo del transporte. La elección es difícil, ya que hay que valorar los pros y contras de cada uno de los sistemas de transmisión. Tenemos que tener en cuenta cada uno de los tipos de escenario posible en los que vamos a desarrollar el trabajo con nuestro vehículo.
Los SPEIS tienen una amplia diversidad de vehículos, dado que sus competencias son muy amplias, y además en entornos de naturaleza muy dispar. En el mismo parque de bomberos conviven vehículos con unas características y necesidades mecánicas totalmente diferentes. No tiene las mismas necesidades una Bomba Urbana Liguera (BUL) o coche de primera salida que una Bomba Forestal Pesada (BFP). Pero dicho esto, ambos vehículos pueden estar equipados con una transmisión totalmente automática y acorde al trabajo a desarrollar. La incorporación de los nuevos sistemas de retención a las cajas de cambios actuales también es una buena opción para cierto tipo de vehículos contra-incendios, porque con un sistema retardador hidrodinámico disponemos de más potencia de frenado y sin desgaste.

Ejes motrices

Los ejes motrices son los grandes olvidados: Si una vez realizado todo el trabajo anterior no tenemos en cuenta la posibilidad de solicitar una relación de grupo de eje motriz que se adapte a nuestras necesidades, se podría decir que tiramos por la borda todo lo conseguido hasta este punto. Es importantísimo tener en cuenta que la relación del grupo de eje motriz puede hacer que nuestro vehículo sea capaz de superar una pendiente de más o menos porcentaje de una manera fácil, o bien que sea casi imposible de realizar esa subida. Si por necesidad nuestro SPEIS actúa en distintos municipios y realiza una cantidad de kilómetros por carretera, tenemos que priorizar una relación del eje motriz que sea larga. Con esta elección conseguiremos, entre muchas otras cosas, mejorar los consumos de nuestro vehículo y alargar la vida de nuestro motor.

Superestructura

En España no hay un diseño de superestructura tipo para los vehículos de los servicios SPEIS. Aquí cada SPEIS realiza su propio proyecto bajo el amparo de la norma UNE. Se puede decir que no hay dos vehículos con la misma nomenclatura unificada que sean iguales. En este apartado las empresas del sector de la carrocería tienen mucho que aportar, ya que el diseño final del vehículo está condicionado en gran medida por la capacidad de innovación de las mismas. Los servicios SPEIS dependemos de ellas totalmente para poder llevar a buen fin un proyecto de nuevo vehículo.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn